Víctimas de “OC” – Introducción

Aquí mostramos una colección de historias donde a las mujeres se les negó su derecho al aborto y como resultado sufrieron lesiones graves o injusticias, incluida la muerte en algunos casos. Los médicos y los hospitales rara vez son castigados o condenados por estos delitos.

La cobertura mediática sobre las consecuencias graves de la negativa a tratar con OC generalmente solo ocurre cuando una mujer muere, o una mujer o su familia demanda. Aquí están las historias que pudimos encontrar, pero éstas deben ser la punta del iceberg. No sabemos nada sobre la gran mayoría de las denegaciones de tratamiento por OC, o lo que les sucede a las víctimas.

leer más

19 mujeres (anónimas) – EE. UU.

La salud y la vida de las mujeres con frecuencia están en riesgo en los hospitales católicos estadounidenses, pero solo unos pocos casos se publicitan. Contamos 27 hasta el momento: se incluyen 19 aquí, además de los 8 casos de EE. UU. En la lista de la izquierda (Mindy, Tamesha, dos Kathleens, Lauren, Sophie, Susan y el paciente del Dr. Ralph):

  • Cuatro de los casos (además del de Tamesha) se describen en el artículo de The GuardianThe Guardian (2016): prohibición del aborto vinculada a los peligros de abortos involuntarios en hospitales católicos..
  • Seis de los casos se describen en el informe de la Asociación Americana de Libertades Civiles (2016): Atención médica denegada: los pacientes y los médicos hablan sobre los hospitales católicos y la amenaza para la salud y la vida de las mujeres..
  • Uno de los caso se describe en el informe de la American Civil Liberties Association (2013, página 14): Aborto involuntario de la medicina: el crecimiento de los hospitales católicos y la amenaza para la atención de la salud reproductiva.
  • Uno de los casos se describe en AJOB Primary Research (2013): Conflictos en la atención de complicaciones obstétricas en hospitales católicos.
  • El Programa Nacional de Leyes de Salud (2010) describe tres casos: Rechazos de atención médica: privando a las mujeres de atención de calidad.
  • Se describen cuatro casos en el American Journal of Public Health (2008): Cuando hay latido: Gestión de aborto involuntario en hospitales de propiedad católica.

Los extractos están debajo (los nombres y las fechas son en su mayoría desconocidos).

2019 Rewire excerpts:

(shortened)
A few years ago, Dr. Brigit Brock, a maternal fetal medicine specialist, was working at her outpatient consultation clinic in Everett, about 30 miles north of Seattle, when a patient arrived in preterm labor. At 20 or 21 weeks pregnant, before the fetus is viable, the patient’s cervix was open; her amniotic sac and parts of the umbilical cord were in the vagina. The patient needed to be hospitalized immediately, so she and her colleagues sent her to Providence Regional Medical Center Everett, a Catholic hospital attached to Brock’s outpatient clinic.

But the labor and delivery nurse told the patient and her husband that the Catholic hospital didn’t participate in abortions. Dr. Brock said: “She’s in pain and this is a devastating thing for them to go through, and they were not allowed even to step onto the labor and delivery floor.” When the patient returned to the outpatient clinic, Brock knew that if she called an ambulance, it might take some time to arrive and would likely take the woman back to Providence. So she told the patient’s husband to drive her to Swedish Medical Center in Seattle, which would take up to an hour in traffic.

Dr. Brock said it’s not the only time she’s seen this kind of case. “People think this is a rare event. This is not a rare event. This happens frequently.” Brock often works at Swedish Medical Center in Seattle, where she sometimes “rescues” patients from Catholic hospitals in surrounding communities by pulling them into the Swedish system.

2016 Guardian excerpts:

The woman inside the ambulance was miscarrying. That was clear from the foul-smelling fluid leaving her body. As the vehicle wailed toward the hospital, a doctor waiting for her arrival phoned a specialist, who was unequivocal: the baby would die. The woman might follow. Induce labor immediately.

But staff at the Mercy Health Partners hospital in Muskegon, Michigan would not induce labor for another 10 hours. Instead, they followed a set of directives written by the United States Conference of Catholic Bishops that forbid terminating a pregnancy unless the mother is in grave condition. Doctors decided they would delay until the woman showed signs of sepsis – a life-threatening response to an advanced infection – or the fetal heart stopped on its own.

In the end, it was sepsis. When the woman delivered, at 1.41am, doctors had been watching her temperature climb for more than eight hours. Her infant lived for 65 minutes.

This story is just one example of how a single Catholic hospital risked the health of five different women [including Tamesha] in a span of 17 months, according to a new report leaked to the Guardian.

The women were all experiencing a rare pregnancy complication in which the membranes surrounding the fetus rupture too early. When that happens before the fetus is viable, the rupture leads to a miscarriage.

All five women, the report says, had symptoms indicating that it would be safest for them to deliver immediately. But instead of informing the women of their options, the report says, or offering to transfer them to a different hospital, doctors – apparently out of deference to the Mercy Health Partners’ strict ban on abortion – unilaterally decided to subject the women to prolonged miscarriages.

As a result, the report claims, several of the women suffered infection or emotional trauma, or had to undergo unnecessary surgery.

None of the women in the report were more than 20 weeks pregnant – which is several weeks before the fetus can survive outside the womb. And all five women showed signs of infection, the report says, such as an elevated temperature or heart rate.

One of the women described in the complaint was given Tylenol for a potentially deadly infection and sent home – twice – where she miscarried by herself on the toilet. Another woman, the report says, spent three days in the hospital and eventually required additional surgery.

Yet staff never informed any of the women that there was an alternative to natural miscarriage – immediate delivery – or that immediate delivery is a safer option for women showing signs of infection, the report says. One woman told Groesbeck that even when she asked medical staff to deliver her infant, they refused.

One woman arrived at the hospital after seeing a fetal limb in her toilet. Staff dilated her, causing “a bulging bag of waters”, but refused her request to break her water and begin delivery, the report says.

“The patient was forced to wait over eighteen hours, while dilated, to complete the miscarriage naturally, resulting in retention of the placenta (a leading cause of maternal hemorrhaging and death) and additional, and potentially unnecessary, surgical intervention to remove it,” the report says. Later, a test of the placenta was positive for infection.

Another woman arrived in the early stages of miscarriage with an elevated temperature and heart rate, the report says. After a natural miscarriage, that woman also required surgery to remove the placenta – which also tested positive for acute infection.

2016 ACLU excerpts:

1.    Maria (a pseudonym), a health care professional and mother of two in Washington State, was six to seven weeks along in her second pregnancy when she began experiencing heavy vaginal bleeding. She knew she was miscarrying and sought emergency care at the Catholic hospital where she was then working. Although she was aware of the hospital’s religious affiliation, her insurance coverage extended only to that hospital, and she could not afford thousands of dollars in costs to go elsewhere. Maria’s physician explained that the pregnancy was no longer viable and that her uterus needed to be evacuated in order to stop the bleeding. But, because the Directives prohibit an abortion if the fetus still has cardiac activity, her physician advised “expectant management,” i.e., waiting to see if Maria’s body would complete the miscarriage on its own.

The hospital staff delayed performing an abortion for hours while they attempted to verify through ultrasound that the fetus did not have a heartbeat, as required by the Directives. Finally, after seven hours, the hospital completed the miscarriage. By then, Maria’s iron levels were so low that she needed a blood transfusion. It was not without consequence. All blood transfusions carry risks, such as blood-borne infections and allergic reactions. But what happened to Maria was particularly dangerous. She was transfused with blood carrying Kell antigens and developed anti-Kell antibodies. Because her husband was Kell positive, this meant that their next pregnancy would be at risk for sudden fetal demise. When Maria became pregnant again several years later, she and her husband were terrified throughout that she would suddenly lose the pregnancy. Thankfully, their baby survived. But Maria and her family could have avoided significant emotional trauma if the Catholic hospital had provided her with the care she needed without hours of needless delay.

2.    Dr. Rupa Natarajan was working in a Catholic hospital in New England when she encountered a 19-year-old pregnant woman experiencing preterm premature rupture of membranes at 17 weeks. The pregnancy was doomed, and the patient was getting very sick, so Dr. Natarajan determined that the best course would be to perform an abortion. But the hospital prohibited her from doing so. The patient was admitted but not treated, and over the next day, her temperature and heart rate climbed. By the time Dr. Natarajan could arrange to have her transferred to another hospital to save her life, the patient’s fever had reached 104 degrees. (5-minute video of Dr. Natarajan discussing the case)

3.     Another OB-GYN on the East Coast recalled, “We had a woman experiencing preterm premature rupture of membranes at 16 weeks, but there was still a fetal heartbeat. The patient had to look into going elsewhere to get care because we weren’t permitted to deliver her. This puts a burden on the patient to go to a new doctor and have to relive everything [all] over again. Because of the delay in getting to another provider, the patient ended up delivering the [umbilical] cord at home—when the membranes rupture so early in pregnancy, sometimes the cord can be delivered first.

4.     Dr. David Eisenberg recalled that “the sickest patient I ever cared for during my residency” was a young woman denied care at a Catholic hospital outside of Chicago, Illinois. Her water had broken well before the fetus was viable, but the hospital refused to take steps to hasten delivery even though everyone knew the fetus could never survive. By the time she was transferred to Dr. Eisenberg’s hospital 10 days later, she had a fever of 106 degrees and was dying of sepsis. She survived, but she suffered an acute kidney injury requiring dialysis and a cognitive injury due to the severity of her sepsis. She spent nearly two weeks in the hospital before being transferred to a long-term care facility. “I clearly remember sitting in her ICU room after her [uterine] evacuation, wondering if she would make it through the night,” Dr. Eisenberg recalled. “To this day, I have never seen someone so sick—because we would never wait that long before evacuating the uterus. Expediting the delivery is the right thing to do in such situations, always regardless of the religious affiliation of the hospital.”

5.     Another OB-GYN told the ACLU about a patient she treated at a secular hospital in New England. The patient had previously been evaluated at a local Catholic hospital after she started bleeding around 12 weeks into her pregnancy. The Catholic hospital performed an ultrasound and found that the patient had an abnormal pregnancy “with placenta coming out of her cervix,” but because there was a fetal heartbeat, they told her she would have to wait. When the patient presented at this doctor’s hospital a week later, she was hemorrhaging and severely anemic from her blood loss over the past week. The medical team at the secular hospital performed emergency surgery and was just barely able to avoid the need for a hysterectomy—but the patient had to stay in the intensive care unit and needed transfusion of seven units of blood during her hospital stay. None of this would have been necessary had the Catholic hospital provided appropriate care when the patient first presented.

6.     Dr. Colleen Krajewski, an OB-GYN in Pennsylvania, recalled a patient whose water had broken at the very beginning of her second trimester. She went to the hospital closest to her, which happened to be Catholic. Although it was apparent to all that the (much desired) pregnancy had no chance of survival, the patient was left in a hospital bed for two days to passively wait for a spontaneous miscarriage. The patient was devastated that she was losing the pregnancy, and her trauma was compounded each time the hospital staff came to check if there was still a fetal heartbeat. The treating physicians petitioned the hospital’s ethics committee to intervene, but the request was denied. The patient was eventually transferred to Dr. Krajewski’s hospital, which provided the appropriate care. Dr. Krajewski observed, “the hours-long, middle-of-the-night transfer added to the patient’s experience of fear and abandonment.”

2013 ACLU excerpt:

In 2010, a woman who was 15-weeks pregnant with twins arrived at the Sierra Vista (Arizona) emergency department after miscarrying one of the twins at home. The remaining fetus had a heartbeat. The doctor who examined her recommended that the pregnancy be terminated, given the low chances of a successful pregnancy and the risks of attempting to continue the pregnancy, including severe hemorrhaging and infection. The physician recalled, “The patient and her husband were, of course, upset by the situation, but decided to proceed with the treatment.”

The physician and staff then began routine preparations to complete the miscarriage. But the hospital was subject to Catholic Directives. A hospital administrator intervened and ordered the physician to transfer the patient to avoid violating the Directive against abortion. The patient was sent by ambulance to another hospital 80 miles away where she received the care she needed.

“It was a very gut-wrenching thing to put the staff through [and to] put the patient through, obviously,” recalled the attending physician. Another obstetrician felt misled by the hospital administration. “We were told that we wouldn’t have a problem with dealing with miscarriages … and it turned out not to be true.”

2013 AJOB excerpt:

A patient presented to the emergency room at a Catholic hospital with a molar pregnancy, for which the standard care is evacuation of the uterus. It was a twin pregnancy, with one healthy-appearing baby and the other a typical mole. Dr. P told the patient what her risks were. “She didn’t want to carry the pregnancy further but by the time she reached that decision, she was about 16 weeks gestation. And she had vaginal bleeding so of course she now goes to the hospital … And then you can’t do anything while she’s there [in the Catholic hospital], you can’t help her end the pregnancy in a hospital setting that’s safer.”

The ethics committee refused permission to end the pregnancy. Another doctor, Dr. L., said: “The clergy who made the decision Googled molar pregnancy.” Based upon this search, ethics committee members ruled, “There’s a possibility that she could actually have a viable pregnancy [because] there have been cases where a child was born.” Thus, the ethics committee identified treatment of this molar pregnancy as equivalent to abortion. Dr. L. said: “They called it a termination, which is a bogus term because you’re not terminating anything but a horrible situation.”

The patient was transferred out for care, despite her bleeding, and despite the fact that terminating a bleeding molar pregnancy is safer in the hospital setting due to a high risk of hemorrhage.

2010 National Health Law Program excerpts:

1. Carla, who lives in eastern Oklahoma, thought she had the flu. Her family doctor referred her to an Obstetrician/Gynecologist (OB/GYN) who discovered she was pregnant and that she had a large mass growing on her uterus. Carla’s youngest child was already 16, and she decided to have an abortion, but when she went to the abortion clinic she was told that she needed to have the mass removed before she could have the abortion. Then her encounter with health care refusals began. The OB/GYN refused to remove the mass because it would endanger the pregnancy. The anesthesiologist in the practice group refused to give her any drugs that would harm the pregnancy. At this point the mass was shutting off her colon and bladder. Eventually Carla found a doctor an hour and a half away in another city, but due to the substantial delay, he had to remove her uterus, a procedure that would have been unnecessary if the abortion had been performed earlier in her pregnancy. Carla and her family were left with $40,000 in medical bills.

(NHLP reference: Story collected as part of the Heartland Abortion Regulation Project; PI Weitz, approved by the Institutional Review Board of the University of California, San Francisco, #H11760-29203, data on file)

2. Dr. Smits was a physician at St. Mary’s hospital in a large Eastern city. The patient was 19 weeks pregnant and her membranes had ruptured. The fetus was not yet viable and the patient was septic as a result of PROM. Dr. Smits and the patient wanted to end the pregnancy to save the woman’s health, but the hospital ethics committee refused to approve the termination because the fetus still had a heartbeat. Dr. Smits was giving the woman medications to keep her blood pressure up and using a cooling blanket to keep her temperature down. As Dr. Smits said, “this woman was dying before our eyes.” And still the ethics committee refused to approve the termination. The patient was in ICU for ten days, and nearly died. The fetus died in utero. The woman had substantial internal bleeding, and developed pulmonary disease, resulting in lifetime oxygen dependency.

(NHLP reference: Freedman L. Willing and unable: doctors’ constraints in abortion care: University of California, Davis, Retrieved October 12, 2009 from Dissertations & Theses @ University of California. Publication No. AAT 3329612; 2009)

3. Dr. Brill described another doctor at the hospital at which he worked. The patient had placental abruption, where the placenta separates from the uterus and puts the patient at extreme risk for internal bleeding. If left untreated, the patient may need transfusions or even bleed to death. The treating physician was a “fundamental Christian.” The patient was 20 weeks pregnant. The physician refused to terminate the pregnancy. Instead he tried to stop the bleeding and to stop the labor. She continued to bleed. A week or two later, she spontaneously aborted, but not until she required several blood transfusions.

(NHLP reference: Freedman L. Willing and unable: doctors’ constraints in abortion care: University of California, Davis, Retrieved
October 12, 2009 from Dissertations & Theses @ University of California. Publication No. AAT 3329612; 2009.)

2008 American Journal of Public Health excerpts:

Intro: Obstetrician–gynecologists working in Catholic-owned hospitals described cases in which abortion was medically indicated according to their medical judgment but, because of the ethics committee’s ruling, it was delayed until either fetal heartbeats ceased or the patient could be transported to another facility. Dr P, from a midwestern, mid-sized city, said that at her Catholic-owned hospital, approval for termination of pregnancy was rare if a fetal heartbeat was present (even in “people who are bleeding, they’re all the way dilated, and they’re only 17 weeks”) unless “it looks like she’s going to die if we don’t do it.”

1.      In another case, Dr H, from the same Catholic-owned hospital in the Midwest, sent her patient by ambulance 90 miles to the nearest institution where the patient could have an abortion because the ethics committee refused to approve her case.

“She was very early, 14 weeks. She came in … and there was a hand sticking out of the cervix. Clearly the membranes had ruptured and she was trying to deliver… . There was a heart rate, and [we called] the ethics committee, and they [said], “Nope, can’t do anything.” So we had to send her to [the university hospital]… . You know, these things don’t happen that often, but from what I understand it, it’s pretty clear. Even if mom is very sick, you know, potentially life threatening, can’t do anything.”

2.      Dr B, an obstetrician–gynecologist working in an academic medical center, described how a Catholic-owned hospital in her western urban area asked her to accept a patient who was already septic. When she received the request, she recommended that the physician from the Catholic-owned hospital perform a uterine aspiration there and not further risk the health of the woman by delaying her care with the transport.

Because the fetus was still alive, they wouldn’t intervene. And she was hemorrhaging, and they called me and wanted to transport her, and I said, “It sounds like she’s unstable, and it sounds like you need to take care of her there.” And I was on a recorded line, I reported them as an EMTALA [Emergency Medical Treatment and Active Labor Act] violation. And the physician [said], “This isn’t something that we can take care of.” And I [said], “Well, if I don’t accept her, what are you going to do with her?” [He answered], “We’ll put her on a floor [i.e., admit her to a bed in the hospital instead of keeping her in the emergency room]; we’ll transfuse her as much as we can, and we’ll just wait till the fetus dies.”

Ultimately, Dr B chose to accept the patient to spare her unnecessary suffering and harm, but she saw this case as a form of “patient dumping,” because the patient was denied treatment and transported while unstable.

3.      Some doctors have decided to take matters into their own hands. In the following case, the refusal of the hospital ethics committee to approve uterine evacuation not only caused significant harm to the patient but compelled a perinatologist, Dr S, now practicing in a nonsectarian academic medical center, to violate protocol and resign from his position in an urban northeastern Catholic-owned hospital.

“I’ll never forget this; it was awful—I had one of my partners accept this patient at 19 weeks. The pregnancy was in the vagina. It was over… . And so he takes this patient and transferred her to [our] tertiary medical center, which I was just livid about, and, you know, “we’re going to save the pregnancy.” So of course, I’m on call when she gets septic, and she’s septic to the point that I’m pushing pressors on labor and delivery trying to keep her blood pressure up, and I have her on a cooling blanket because she’s 106 degrees. And I needed to get everything out. And so I put the ultrasound machine on and there was still a heartbeat, and [the ethics committee] wouldn’t let me because there was still a heartbeat. This woman is dying before our eyes. I went in to examine her, and I was able to find the umbilical cord through the membranes and just snapped the umbilical cord and so that I could put the ultrasound—“Oh look. No heartbeat. Let’s go.” She was so sick she was in the [intensive care unit] for about 10 days and very nearly died… . She was in DIC [disseminated intravascular coagulopathy]… . Her bleeding was so bad that the sclera, the white of her eyes, were red, filled with blood… . And I said, “I just can’t do this. I can’t put myself behind this. This is not worth it to me.” That’s why I left.”

From Dr S’s perspective, the chances for fetal life were nonexistent given the septic maternal environment. For the ethics committee, however, the present yet waning fetal heart tones were evidence of fetal life that precluded intervention. Rather than struggle longer to convince his committee to make an exception and grant approval for termination of pregnancy, Dr S chose to covertly sever the patient’s umbilical cord so that the fetal heartbeat would cease and evacuation of the uterus could “legitimately” proceed.

4.      Dr. G also circumvented the ethics committee in her southern Catholic-owned hospital. She opted not to check fetal heart tones or seek ethics committee approval when caring for a miscarrying woman for fear that documentation of fetal heart tones would have caused unnecessary delays. This led to conflict with the nurse assisting her.

“She was 14 weeks and the membranes were literally out of the cervix and hanging in the vagina. And so with her I could just take care of it in the [emergency room] but her cervix wasn’t open enough … so we went to the operating room and the nurse kept asking me, “Was there heart tones, was there heart tones?” I said “I don’t know. I don’t know.” Which I kind of knew there would be. But she said, “Well, did you check?” … I said, “I don’t need an ultrasound to tell me that it’s inevitable … you can just put, ‘The heart tones weren’t documented,’ and then they can interpret that however they want to interpret that.” … I said, “Throw it back at me … I’m not going to order an ultrasound. It’s silly.” Because then that’s the thing; it would have muddied the water in this case.”

Dr G’s main concern was sparing the patient extended suffering during loss of pregnancy. She disregarded the authority and protocol of the hospital ethics committee by not checking for fetal heart tones, which, she believed, would have led to significant delay in the inevitable treatment.

leer más

D.A. (2019) Argentina

A una víctima de violación de 12 años de edad se le negó su derecho al aborto hasta que su madre tomó medidas drásticas de autolesión.

En el verano de 2018, en la provincia argentina de Jujuy, D.A. de 12 años. fue violada por su vecino de 60 años. En enero, la madre de D.A., Norma, llevó a su hija a una clínica local debido a un dolor de estómago persistente. Los médicos les dijeron que D.A. estaba de 22 semanas de embarazo. Inmediatamente, D.A. y su madre solicitaron un aborto pero los médicos comenzaron a demorarse. D.A. permaneció en el hospital, donde, un día, tres mujeres la visitaron, después de haberle dicho al personal del hospital que eran parientes de Norma. “Téngalo y déjelo en adopción”, Norma recordó a las mujeres, a quienes nunca había conocido antes, rogándole a su hija.

Fue entonces cuando Norma lo perdió. Comenzó a caminar frenéticamente y golpeó con su puño la cubierta de vidrio de la alarma de incendios. Norma cayó al suelo, tendida en un charco de su propia sangre. Las cicatrices todavía zigzaguean sobre sus nudillos y muñeca. “Si no me hubiera hecho esto, hubieran seguido retrasando el procedimiento”, dijo Norma.

Aproximadamente una semana después de que ingresó por primera vez en el de seguridad social, se decidió que D.A. necesitaba una cesárea. Llamaron a médicos externos porque los empleados del hospital se habían declarado “objetores de conciencia”. Después de que el bebé nació vivo, una de las enfermeras fue a preguntarle a Norma cómo quería llamarla, a pesar de que D.A. les había dicho a los médicos que no quería escuchar nada sobre el bebé. El bebé vivió cuatro días. D.A. y su madre siguen sufriendo acoso social.

Fuente: Buzzfeed News, 13 de abril de 2019, “Cómo los médicos y la Iglesia conspiraron para evitar que a una niña de 11 años se le practicara un aborto tras haber sido violada”

leer más

Lucía (2019) – Argentina

A una víctima de violación de 11 años se le negó su derecho al aborto y se vio obligada a dar a luz por cesárea.

“Lucía” de 11 años de edad, víctima de violación por la pareja de 65 años de su abuela, se vio obligada a dar a luz en la provincia de Tucumán, Argentina, el 26 de febrero de 2019, después de que las autoridades y los médicos le negaran un aborto durante casi cinco semanas. Lucia y su madre habían solicitado repetidamente un aborto durante este tiempo, pero sus solicitudes fueron rechazadas y demoradas repetidamente. La niña había rogado a los funcionarios que “quitenme lo que el viejo puso dentro de mí”. El aborto es legal en Argentina en casos de violación, cuando la mujer tiene una discapacidad mental o si existe un grave riesgo para su salud. Lucía claramente cumplía los requerimientos exigidos para poder acceder a un aborto legal por dos de estos motivos, ya que su pequeño tamaño hacía que estar embarazada fuera muy arriesgado.

Lucia también había intentado suicidarse dos veces al enterarse de su embarazo a fines de enero. Fue hospitalizada como resultado de aparentes lesiones autoinfligidas. Un flujo constante de personas, incluidos un sacerdote y funcionarios del gobierno, llegaron al hospital en febrero para obligar a Lucía a dar a luz. El sacerdote incluso intentó sobornar a la madre de Lucía ofreciéndole comprarle el bebé.

En su semana 23 de embarazo, se emitió una orden judicial otorgando permiso para el aborto de Lucía, a pesar de que la ley no requiere intervención judicial. Pero varios médicos del Hospital Eva Perón se negaron a realizar el aborto, ejerciendo su “derecho” a la objeción de conciencia. Otros dos médicos intervinieron y realizaron una cesárea “micro”, decidiendo que un aborto era demasiado arriesgado para la niña debido a su pequeño tamaño y al hecho de que padecía hipertensión. (El bebé fue extraído con vida pero murió 10 días después). Los dos médicos que hicieron la cesárea estaban enojados por la politización del caso de Lucía.

Las activistas por los derechos de las mujeres también citaron razones políticas para la violación sistemática de los derechos de las niñas, porque el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, usó a Lucía para impulsar una agenda política. El Secretario de Salud de la provincia, Gustavo Vigliocco, afirmó estar involucrado personalmente y que la niña quería continuar con su embarazo, también alegando falsamente que él mismo “no puede no tomar ninguna decisión”. Uno de los médicos que realizó la cesárea, Dr. Cecilia Ousset , dijo: “Le salvamos la vida a una niña de 11 años que fue torturada durante un mes por el sistema de salud provincial. Por razones electorales, [las autoridades] impidieron la interrupción legal del embarazo y obligaron a la niña a dar a luz “. La activista feminista Mariana Carbajal dijo que el gobierno trató a Lucía” como un receptáculo, como una incubadora “.

A partir de abril de 2019, se están preparando múltiples casos en nombre de Lucía y su familia. Soledad Deza, abogada de Catholics for the Right to Decide, ha pedido al estado que investigue al ministro de salud provincial, al jefe del sistema de salud, al director del hospital Eva Perón y al médico de Lucía en el hospital, por participar en “Una cadena de obstrucción y barreras para retrasar” el aborto. La familia quiere que sean condenados por sus crímenes.

Lea artículos completos:

leer más

Paciente del Dr. Ralph (2017) – EE. UU.

La mujer que abortó involuntariamente rechazó la terminación, se vio obligada a enfermarse gravemente y sufrir un parto prolongado.

A principios de 2017, una mujer llegó a Wheaton Franciscan-St. Joseph hospital en Milwaukee, Wisconsin, en trabajo de parto. Tenía 18 semanas de embarazo con gemelos. Ella abortó un feto pocas horas después de la admisión, pero el segundo todavía tenía latidos. Debido a que el hospital siguió las directivas católicas que prohibían la terminación hasta que la paciente sufriera una hemorragia o mostrara al menos dos signos de infección (fiebre de 100.4 o más, sensibilidad uterina, frecuencia cardíaca rápida o frecuencia cardíaca fetal rápida), Jessika, la doctora pro elección de la mujer, Jessika Ralph, podía hacer poco excepto ver a su paciente enfermarse.

Después de aproximadamente 10 horas, la temperatura del paciente se elevó a 102 o 103 grados. Ralph y su equipo le dieron al paciente medicamentos para inducir el parto. Pero Ralph no pudo administrar mifepristona, el medicamento más efectivo para tales casos. El hospital católico no disponía de este medicamento debido a motivaciones religiosas, que prolongaban innecesariamente el parto de la mujer.

Aunque la paciente quería continuar su embarazo si existía alguna posibilidad de que se pudiera salvar, rápidamente enfermó. Luego, ella y su familia le suplicaron al Dr. Ralph que acelerara el proceso de terminar con su embarazo, pero Ralph se sintió impotente. El procedimiento más seguro para interrumpir un embarazo en el segundo trimestre (D&E) no se ofrecía en St. Joseph y ningún médico sabe cómo realizarlo. Durante más de 24 horas, la paciente sufrió contracciones dolorosas. Sangraba mucho, requiriendo al menos de una transfusión de sangre. Sus labios y cara perdieron su color. Finalmente, dio a luz un feto que no tenía esperanza de sobrevivir. La paciente sobrevivió al calvario.

Lea el artículo completo: Las reglas católicas obligaron a esta doctora a observar a su paciente enfermarse. Ahora, ella alza la voz.

leer más

Anónimo (2017) Argentina

Médico obstruye aborto legal en Argentina, arruina la vida de una joven.

En 2017, una mujer de 19 años en Argentina solicitó un aborto debido a una violación y fue ingresada en el hospital con contracciones. El médico le dio una serie de medicamentos sin su consentimiento, lo que detuvo las contracciones. La admitió en la unidad de salud mental donde permaneció durante dos meses y medio. Luego tuvo una cesárea y el bebé fue dado en adopción.

El 21 de mayo de 2019, el ginecólogo de la mujer, Leandro Rodríguez Lastra, fue declarado culpable de obstruir un aborto legal. El juez Menet dijo que Lastra nunca tuvo la más mínima intención de proporcionar un aborto legal a la niña cuando condicionó el proceso a que primero debía someterse a una evaluación psiquiátrica, algo que la ley no exige. Lo hizo “a sabiendas“, a pesar de que otros profesionales de la salud en el Hospital Oro le informaron que no se podía realizar ninguna evaluación a tiempo para proporcionar un aborto debido a la falta de especialistas en el hospital para hacerlo. Por el contrario, el médico trató de usar su posición para violar los derechos de la joven. El juez dijo además que cuando sucedieron los hechos en 2017, el médico no estaba incluido en el registro de objetores de conciencia de la provincia, había mantenido en todo momento una negación de la práctica que se le exigía, a la que estaba obligado por ley, una negación que trató de ocultar con excusas de varios tipos y sobre la cual no informó a la joven en cuestión, ya que era su obligación de respetar los derechos de la paciente.

Las pruebas de la joven fueron presentadas por la psicóloga Paula Salto. Ella informó en nombre de la joven: “El médico hizo todo lo que pudo para que ella tuviera que continuar con el embarazo, que experimentara flashbacks diarios e imágenes de la violación y que luego sufriera mucho porque había sido hospitalizada hasta que su embarazo llegó a término. “Esto arruinó mi vida”, dijo.

El abogado defensor del médico le pidió al juez que tuviera en cuenta la situación del niño de dos años que había nacido. El juez Menet respondió: “No es un argumento apropiado en este caso, ni es legal. Sin embargo, tengo la intención de responderlo “. Él dijo:” Es evidente que ante la colisión de intereses, la vida del niño frente a la libertad sexual y la autodeterminación de la joven, en el caso de una concepción producida por una violación, la ley debe hacer que el segundo prevalezca sobre el primero “. Y:” Esta experiencia traumática solo puede ser sufrida por una mujer “. El juez también describió lo que le sucedió como” doble violación “y” violencia obstétrica “.

Fuente: Campaña internacional por el derecho de las mujeres al aborto seguro, 24 de mayo de 2019

leer más

Andrea (2017) – Costa Rica

Joven víctima de incesto obligada a dar a luz al hijo de su padre

Andrea era una víctima embarazada de incesto a los 12 años. En febrero de 2017, su madre hizo pública la violencia sexual que Andrea había sufrido por parte de su padre. “Después de que me contó lo que sucedió con su padre, se puso extremadamente ansiosa y me dijo que ya no quería existir en este mundo por todo lo que había sucedido”. Andrea está deprimida, dice su madre, apenas comiendo, sufre náuseas extremas por el embarazo y dice que no quiere tener el bebé.

En Costa Rica, es legal interrumpir el embarazo cuando la vida o la salud de la mujer están en riesgo, pero la falta de un protocolo técnico que brinde protección legal a los médicos que realizan abortos implicó que el procedimiento médico nunca se ofreció. En la práctica, los hospitales públicos de Costa Rica se niegan a ofrecer el procedimiento, excepto cuando la vida de una mujer está en peligro inminente, como en el caso de un embarazo ectópico.

En lugar de pedir que se haga cumplir la ley costarricense, los medios de comunicación ofrecieron una plataforma para que las figuras religiosas expresen sus opiniones. Las iglesias y las organizaciones anti-elección se pusieron en contacto con la niña y su madre, tratando de convencerlas de abandonar la idea de interrumpir el embarazo. Andrea se vio obligada a convertirse en madre a los 13 años, dando a luz al hijo de su padre.

Lea el artículo completo: El caso de incesto atestigua que, en Costa Rica, el aborto es legal sólo de nombre. Huffington Post.

leer más

Valentina Milluzzo † (2016) – Italia

Valentina Milluzo, de 32 años, tuvo un aborto involuntario de gemelos a las 19 semanas de embarazo, pero murió en el Hospital Cannizzaro en Catania, Sicilia, después de que se le negara su derecho al aborto, a pesar de que no había esperanza de supervivencia para sus gemelos. Entró en sepsis y sufrió horas de agonía mientras la sepsis destruía sus órganos, pero un médico calificó los dolores como “dolores de parto” y se negó a aliviarlos. Los padres de Valentina estuvieron presentes y escucharon al médico decir que no podía abortar porque era un “objetor de conciencia”. Aunque uno de los fetos había muerto, lo que aumentaba en gran medida el riesgo de sepsis para Valentina, el médico se negó a actuar porque “el corazón del niño todavía late”.

Aunque el hospital rechazó las afirmaciones de la familia sobre la condición de “objetor de conciencia” del médico, la familia tuvo el apoyo del testimonio directo de testigos oculares, así como por el propio informe preliminar publicado a toda prisa por el hospital, donde se revela la negligencia. Crucialmente, nunca hay ninguna excusa para que una mujer embarazada desarrolle sepsis mientras está en el hospital, porque es una condición de acción rápida y potencialmente mortal que es casi inevitable una vez que una mujer comienza a abortar. La demanda de la familia contra el hospital y los médicos aún está pendiente (a partir de septiembre de 2018).

ACTUALIZACIÓN, 13 de noviembre de 2018: ACTUALIZACIÓN, 13 de noviembre de 2018: Siete médicos en el Hospital Cannizzaro en Sicilia fueron acusados ​​por la muerte de Valentina. Los cargos son homicidio culposo múltiple. Fuente. Los acusados ​​son el jefe del departamento de ginecología y obstetricia, Paolo Scollo, los directores médicos Silvana Campione, Giuseppe Maria Alberto Calvo, Alessandra Coffaro, Andrea Benedetta Di Stefano y Vincenzo Filippello, y el anestesiólogo Francesco Paolo Cavallaro. Fuente en italiano. El juicio comenzará en julio de 2019. Desafortunadamente, el juicio se centrará en la negligencia médica y no en la objeción de conciencia, a pesar de que esta última fue la causa principal de muerte porque condujo directamente a numerosos casos de negligencia médica.

Hoja informativa sobre la muerte de Valentina Milluzzo
15 de noviembre de 2016
La información en esta hoja informativa se compiló a partir de fuentes disponibles públicamente, como informes de los medios, declaraciones de la familia y el informe oficial preliminar.
Lea la hoja informativa: [pdf]

Cuando un latido cardíaco fetal es más importante, a veces las mujeres mueren
image00330 de octubre de 2016, por Silvana Agathon y Lisa Canitano
Lea el artículo: [pdf]

Informe preliminar de la Junta de Salud y Críticas
24 de octubre de 2016 (revisado el 24 de noviembre), por Joyce Arthur
Este documento contiene:

  • El informe preliminar de la Junta de Salud de Catania sobre la muerte de Valentina Miluzzo el 16 de octubre, tanto en italiano como en inglés.
  • Tres críticas instructivas que se publicaron en respuesta al informe, también en italiano e inglés.
  • Una crítica al informe de Joyce Arthur, que muestra que el orden de los hechos explicado en el informe demuestra negligencia médica.
  • Lea el artículo: [pdf]

    Valentina, que no tuvo más remedio que morir de un aborto espontáneo
    27 de octubre de 2016, por la Dra. Elisabetta Canitano
    Lea el artículo: [pdf]
    Lea el artículo en francés: [pdf]
    Lea el artículo en alemán [pdf]

    La policía inicia una investigación sobre la muerte de una mujer “rechazada” por un aborto por médicos sicilianos
    The Guardian, 23 de octubre de 2016 por Stephanie Kirchgaessner
    Fuente: www.theguardian.com

    El padre de Valentina: “Mi hija gritó de dolor, el médico dijo que no podía intervenir”.
    20 de octubre de 2016, Catania Italia: video de la entrevista con el padre de Valentina

    Fuente (traducida del italiano): [valentinas-father-entrevista pdf]

    Leyes de aborto en el punto de mira en Italia tras la muerte de Valentina Milluzzo
    dw.com, 20.10.2016 por Elizabeth Schumacher
    Fuente: www.dw.com

    Fila de abortos en Italia mientras una mujer muere después de un aborto en el hospital
    bbc.com, 20.10.2016
    Fuente: www.bbc.com

leer más

Ana (2014) – España

La mujer sufre daños graves después de que se le negara el derecho a la información sobre afecciones graves que afectan a su feto.

A Ana (no es su nombre real) se le negó información sobre la afección grave que afecta a su feto durante casi seis semanas. Debido a esta violación de su derecho a la información, así como a la discriminación sufrida en el Hospital Público Santa Lucía de Cartagena en Murcia, no pudo acceder a los servicios de aborto de una manera digna y, como resultado, sufrió graves daños tanto físicos como psicológicos. Después de que los hospitales públicos de Murcia se negaran a realizar una interrupción, Ana se vio obligada a viajar a Madrid a su propio costo para someterse a un aborto.

Desafortunadamente, casos como el de Ana se han visto en toda España (también ver las historias de Paula e Irena). Según datos del Ministerio de Salud, hay cuatro regiones en España, incluida Murcia, cuyos sistemas de salud pública no realizaron un solo aborto en 2014. Women’s Link está demandando al departamento de salud de la Región de Murcia, España, por violar los derechos de Ana.

Lea el artículo completo: Women’s Link Worldwide, 7 de marzo de 2017

leer más

Inmigrante víctima de violación (2014) – Irlanda

The Guardian, agosto de 2014, por Henry McDonald

Se le niega el derecho al aborto a una mujer en Irlanda tras “quedarse embarazada después de una violación”

Una inmigrante recién llegada a Irlanda (sin nombre) fue violada en su país antes de venir a Irlanda y quedarse embarazada. Ella solicitó un aborto a las 8 semanas porque tenía tendencias suicidas, pero un jurado lo rechazó a pesar de que la nueva ley irlandesa permitía el aborto cuando existe el riesgo de suicidio. Después de negar más solicitudes para obtener un aborto y no poder viajar a Inglaterra, amenazó con una huelga de hambre y fue hospitalizada a las 24 semanas e hidratada por la fuerza. Después de una espera adicional de 1 o 2 semanas para asegurar la supervivencia del feto, fue sometida a una cesárea forzada.

Leer artículo completo: www.theguardian.com

leer más

Anónimo (2014) – Irlanda

Hospital irlandés se niega a tratar a una mujer con un aborto espontáneo y con sepsis, sufriendo un trauma y arriesgando su vida.

Una mujer irlandesa anónima informó en mayo de 2018 que tenía que viajar a Inglaterra para interrumpir un embarazo abortivo con las mismas circunstancias que Savita Halappanavar. Estaba de casi 20 semanas de embarazo (cuando el feto no consiguió sobrevivir) y dijo: “Mi hospital me había rechazado la atención porque mi bebé todavía tenía latidos cardíacos, a pesar de que no tenía posibilidades de sobrevivir”. Continuó: “Mi médico irlandés no parece que haya entendido completamente que problema teníamos mi bebe y yo. Durante las tres semanas anteriores, lo que me dijo cambió cada vez que la veía. Me dijeron por primera vez que era probable que abortara en la próxima semana. Luego me dijeron que el bebé probablemente tendría un daño cerebral severo y estaría físicamente discapacitado. La tercera semana me dijeron que el bebé moriría al nacer, ya que no tenía pulmones, y mi vida estaba en peligro. Fui uno de los primeros casos bajo la nueva ley, y mi hospital no quería ser el primero en hacer un despido “.

Pasó 3 semanas estresantes dentro y fuera del hospital en Irlanda mientras los médicos controlaban los latidos del corazón fetal. Comenzó a desarrollar síntomas dolorosos de septicemia, y aunque el aborto es legal en Irlanda cuando la vida de una mujer está en riesgo inminente, el hospital se negó a tratarla. Tuvo que viajar a Liverpool para una terminación y se enfermó en el camino. Cuando un médico británico la examinó: “Me puso el gel en el estómago para hacerme la ecografía. Estaba bastante enojado cuando me examinó. Se volvió y dijo: tus aguas se han ido por completo. ¿Cómo te han enviado los irlandeses a nosotros en este estado? “Fue extremadamente doloroso y la experiencia más aterradora que jamás haya tenido que pasar”. Pasó muchos meses en un estado severamente traumatizado, tratando de reconstruir su vida.

Irish Times: “Mis circunstancias fueron las mismas que las de Savita Halappanavar” – Irish Times, 16 de mayo de 2018.

leer más

Alison (2013) – USA

Miscarrying woman develops sepsis after being repeatedly mistreated and discharged by Catholic hospital

Alison lives in Bellingham, Washington (State), where there is only one hospital – a Catholic one. Three months into her pregnancy in 2013, Alison started bleeding. Her doctor Shayne Mora diagnosed her with a possible case of placenta previa and told her to go to the hospital if she started bleeding again. When that happened the next day, Alison went to the emergency room of the PeaceHealth St. Joseph Medical Center. After an ultrasound showed the fetus was viable, the hospital discharged her. Providers recorded a clinical impression of “threatened abortion,” meaning Alison was at risk of miscarrying. They told her to return if she bled more heavily or ran a fever. The next day, Alison started soaking through a menstrual pad an hour and returned to the ER. Her medical records show she was again discharged with plans to see Dr. Mora in his office.

Three days later, she woke up in the middle of the night bleeding. Around noon, she passed a blood clot the size of a jawbreaker. In the ER for a third time, she described her pain as a seven out of ten. She was running a fever of 100.4 with an elevated white blood cell count, a classic sign of infection. “Appears anxious,” staff noted in her medical records. But the hospital discharged Alison again, this time telling her that her pain might be the result of appendicitis. At no point did anyone at the hospital mention that Alison had the option of ending her pregnancy with surgery to address the brewing infection that would end up putting her life at risk. Alison’s records at the time of her third discharge still show a working diagnosis of threatened abortion. Alison said that staff at St. Joseph and neglected to do a vaginal exam and “ignored that whole area,” even as they ran tests on her abdomen and chest. During her final visit to the ER, she asked a doctor if it might be a uterine infection; she said the doctor wouldn’t make eye contact and told her to talk with her OB-GYN.

By the next morning, Alison was in significant pain and her fever wasn’t responding to medication. She and her husband Bennett returned to the ER. A doctor ordered an abdominal MRI to rule out appendicitis and a chest X-ray to rule out pneumonia. Then Dr. Mora arrived. He did a vaginal exam and Alison arched off the bed in agony. “It felt like something from the Exorcist, just like flailing from the pain,” she said. Alison had refused pain medication out of fear it might harm the pregnancy and said the agony radiating from her infected uterus was worse than non-medicated childbirth. Medical records show her fever had spiked to 101.1.

Dr. Mora explained to Alison that she had an infection and needed surgery to end the pregnancy. Bennett asked whether there was any way to save the baby. Mora was firm: No. In fact, Alison’s life might be in danger. She had sepsis. But Dr. Mora explained that he couldn’t proceed until the hospital’s ethics committee approved the surgery. Citing Catholic policy, PeaceHealth bans abortion unless its “direct purpose” is the “cure of a proportionately serious pathological condition of a pregnant woman” and it “cannot be safely postponed until the unborn child is viable.” In other words, the hospital would permit the life-saving surgery only if the committee considered Alison sick enough. If Dr. Mora couldn’t secure the approval, he planned to send Alison in an ambulance 90 miles south to Seattle, at least a two-hour drive away. The ethics committee deliberated for around an hour, and approved the surgery because of the risk to Alison’s health. At some point, records indicate she was given misoprostol to soften her cervix. But before she made it to the operating room, Alison miscarried into the toilet.

Alison believes her life was put at risk. “I didn’t have to suffer like that,” said Alison. “If I had been in an ambulance in traffic for hours, I really could have died. I feel lucky that I didn’t die.”

Source: Rewire, Sep 25, 2019, by Amy Littlefield. “A Miscarrying Woman Nearly Died After a Catholic Hospital Sent Her Home Three Times”

leer más

Savita † (2012) – Irlanda

Una muerte que conmocionó a una familia, un hospital y un país.

Savita Halappanavar, una dentista de 31 años, murió de sepsis el 28 de octubre de 2012 en el Hospital Universitario de Galway en Irlanda después de abortar a las 17 semanas. Se le negó la terminación debido a que la ley irlandesa otorga derechos “iguales” a los fetos y las mujeres embarazadas, pero la atención inadecuada y los comentarios de los profesionales de la salud indican que las creencias religiosas contra el aborto también pueden haber sido un factor.

Savita fue al hospital con su esposo Praveen el 21 de octubre quejándose de dolor de espalda. Sus aguas se rompieron temprano en la mañana del 22 de octubre y Savita preguntó si se podía hacer algo para salvar al bebé. Le dijeron que el aborto involuntario era inevitable. El 23 de octubre, sabiendo que el bebé no sobreviviría, solicitó una interrupción y le dijeron que no era legalmente posible en Irlanda mientras hubiera latidos cardíacos fetales. Una gerente de las matrona intentó calmar a Savita y dijo que la terminación no podía llevarse a cabo porque es “algo católico”. Durante el día siguiente, a pesar de las reiteradas solicitudes de terminación por parte de Savita y su esposo, a lo que su médico respondió diciendo que la ley lo prohíbe y no lo hacen porque es un “país católico” (que el médico luego negó haber dicho) – La condición de Savita se deterioró mientras el personal médico no pudo monitorearla adecuadamente mientras esperaba que el feto muriera. Tenía claros signos de infección y sepsis, lo que su médico ignoró. Finalmente, el latido cardíaco fetal se detuvo y Savita fue transferida a la sala de partos donde dio a luz espontáneamente a un bebé muerto el 24 de octubre. Para entonces ya era demasiado tarde: Savita murió cuatro días después debido a complicaciones de sepsis que ya habían devastado su sistema antes del parto.

El esposo de Savita, Praveen, acudió a los medios de comunicación para protestar por la muerte de su esposa. Él dijo: “Siempre fuimos mantenidos en la oscuridad. Si Savita hubiera sabido que su vida estaba en peligro, habría saltado de la cama para buscar otro hospital. Nunca nos lo contaron. Es horrible, es bárbaro e inhumano cómo Savita fue tratada en ese hospital”. Sus quejas desencadenaron una investigación, que en 2013 descubrió que la “mala suerte médica” y la mala gestión del tratamiento de Savita la llevaron a la muerte. El personal médico irlandés no reconoció “un riesgo creciente para la vida de la madre”. La ley irlandesa también fue cuestionada, ya que no había establecido pautas a seguir por los médicos para determinar cuándo podría realizarse un aborto para salvar la vida de una mujer. De todos modos, el personal médico priorizó al feto sobre el cuidado de Savita, y podría haber practicado una interrupción más temprana del embarazo para salvar su vida sin violar la ley.

Fuentes:
Aborto en Irlanda: la injusticia y el terror cotidiano que enfrentan innumerables mujeres, por Sarah Fisher, Rewire, 28 de noviembre de 2012
Cronología: una muerte que conmocionó a una familia, un hospital y un país, The Journal, 20 de abril de 2013
Informe final del Ejecutivo del Servicio de Salud, junio de 2013
Praveen Halappanavar: “El tratamiento de Savita fue horrendo, bárbaro e inhumano”, The Journal, 19 de abril de 2013
No puedes tenerlo todo: la interpretación de la política de salud católica y las consecuencias para las mujeres embarazadas, por Marge Berer, Rewire, 22 de enero de 2013

leer más

Paula (2012) – España

“El derecho de los médicos a objetar casi me cuesta la vida”
El País, 9 de noviembre de 2016, Cristina Huete

El servicio de seguridad social gallego en España fue condenado a indemnizar a una mujer con 270.000 euros por su sufrimiento y lesiones permanentes después de que un hospital se negara a practicarle un aborto por motivos de “objeción de conciencia”, a pesar de que el feto era incompatible con la vida.

“Paula” se enteró de que el feto que llevaba tenía una anomalía fatal cuando estaba de siete meses de su embarazo, debido a errores durante el diagnóstico prenatal. No pudo encontrar a nadie que interrumpiera el embarazo, ni en su propia ciudad en Galicia, ni en cualquier otro hospital público cercano. Finalmente, el servicio de salud pública gallego, SERGAS, declaró que “para respetar el derecho de los profesionales a la objeción por razones morales”, las autoridades pagarían la interrupción del embarazo en una clínica privada en Madrid, momento en el que ella estaba de 32 semana de embarazo.

Tuvo que hacer el viaje de 570 km a Madrid en automóvil con su compañero. Había tenido dolores vaginales durante algunos días, pero el hospital le dijo que sólo eran gases. De hecho, el dolor se debió a una irregularidad en su útero, afectada por el embarazo. Cuando llegó a la clínica en Madrid, estaba sangrando mucho y tuvo que ser trasladada a un hospital para una cesárea de emergencia para extraer al feto, que murió poco después. Su útero tuvo que ser extirpado para detener el sangrado, por lo que ahora no puede tener más hijos.

En julio de 2017, el Servicio de Salud de Galicia fue declarado culpable de ocultarle intencionalmente a Paula el hecho de que el feto sufría de graves anomalías incompatibles con la vida, incluido el síndrome del “cri du chat”, un trastorno genético raro que causa una discapacidad mental grave. Durante los procedimientos del Tribunal Superior, también se supo que sus médicos habían retrasado deliberadamente las pruebas de diagnóstico prenatales requeridas. Cuando finalmente obtuvo el diagnóstico correcto, un ginecólogo retrasó la autorización del aborto, alegando que eran necesarias más pruebas de diagnóstico, cuando en realidad no lo eran. El fallo del Tribunal Superior de Justicia dejó en claro que lo que ocurrió fue una “falta grave del sistema de salud”. El presidente del gobierno regional, Albert Nuñez Feijoo, decidió no apelar la sentencia y se disculpó por lo sucedido, atribuyendo la culpa al hecho de que una proporción muy alta de médicos en la región son “objetores de conciencia” a los abortos médicos.

Fuentes:

“El derecho de los médicos a objetar casi me cuesta la vida”: elpais.com
Lea también: www.safeabortionwomensright.org
Se impuso una indemnización, pero nada ha cambiado en Galicia, 11 de agosto de 2017: www.safeabortionwomensright.org
España: el Servicio de Salud es responsable de los retrasos en el aborto de los objetores y la pérdida del útero, 31 de octubre de 2017: ReproHealthLaw Blog

leer más

Franzisca (2012) – España

Mujer no informada de defectos fetales graves en la ecografía de 12 semanas

Franzisca y su marido se hicieron una ecografía el 23 de octubre de 2012 a las 12 semanas de embarazo. Era su tercer embarazo y un hijo buscado. El médico notó un bulto en la cabeza del feto y no sabía qué era. Le dieron una cita para 2 semanas después (6 de noviembre) para realizar otra ecografía. Los dos médicos dijeron que estaban analizando el problema y tuvieron una sesión clínica al día siguiente para evaluar el caso y decidir sobre posibles acciones. El 7 de noviembre, el médico le dijo que tenía que hacerse una amniocentesis y un ecocardiograma temprano. Resultó que el feto tenía pyelectasis renal bilateral y un corazón ecogénico de grado 6. Sin embargo, un médico le dijo a Franzisca que los “pies torcidos” del feto podrían corregirse, descartando sin rodeos la necesidad de una interrupción.

Nadie en el servicio de obstetricia informó a la pareja en la ecografiá de las 12 semanas que se observó claramente una malformación grave del feto. Fue diagnosticado por un ginecólogo como un meningocele occipital (después de observar un defecto del capuchón craneal occipital craneal cubierto por piel y meninges, con observaciones de tiras aracnoideas dentro del saco herniario y a través de la columna vertebral). Esto fue corroborado por otros 2 ginecólogos y dos médicos de familia cuando observaron la ecografía de la semana 12. Franzisca declaró: “Creo que no han proporcionado el servicio necesario y actuaron de forma negligente negligentes porque no saben cómo diagnosticar o porque ocultan información”.

A las 20 semanas de embarazo, el feto había dejado de crecer y mostraba graves deficiencias morfológicas. Franzisca se vio obligada a llevar a término porque el 100% de los médicos en su provincia natal de Murcia eran “objetores de conciencia”. Su hospital local incluso le envió una carta confirmando eso. Franzisca dijo que sus vidas han cambiado “100 por cien” ya que ella y su esposo ya no pueden trabajar porque su hijo profundamente discapacitado requiere atención constante.

Fuentes: Entrevista con Franzisca y su esposo en 2018, así como el reclamo de Franzisca (“Nicola”) al Hospital da Costa Burela, 28 de diciembre de 2012 (traducido y resumido del gallego).

leer más

Aurora (2012) Costa Rica

Mujer a la que se le negó el aborto por anormalidad fetal fatal forzada a llegar a término y sufrir múltiples violaciones de derechos.

Aurora, de 32 años, se quedó embarazada en junio de 2012, después de varios intentos. En agosto, asistió a un chequeo prenatal en el hospital, donde su embarazo fue diagnosticado con “posible síndrome de la pared abdominal”. El médico dijo que tenían que esperar hasta la 12ª semana de embarazo para asegurarse, pero que si se confirmaba, el feto no sobreviviría al nacer. El diagnóstico fue confirmado en la semana 11. La situación sumió a Aurora en un estado de depresión aguda acompañada de vómitos explosivos que duraron todo el embarazo. Aurora solicitó que se practicara un aborto terapéutico (como lo permitía la ley), pero su solicitud fue denegada. Aurora le dijo al periódico La Nación: “Estuvo ahogado en mi estómago durante semanas, con los pulmones fuera de su cuerpo, desgarrado por mis propios órganos”.

El 17 de diciembre de 2012, Aurora presentó una petición ante la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica para solicitar un “adelanto de su nacimiento” para no prolongar el sufrimiento. Aurora denunció múltiples violaciones de sus derechos cuando buscó asesoramiento sobre la condición de su embarazo y las implicaciones para su salud. Sin embargo, su apelación fue rechazada el 22 de febrero de 2013. Mientras tanto, Aurora fue hospitalizada el 30 de diciembre de 2012 por dolor intenso y rotura prematura de membranas. Ella dio a luz a un feto que murió inmediatamente después de una cesárea. Después de este trauma, Aurora sufrió de inhibición social, ansiedad y desapego emocional severo.

Lea el artículo completo: El caso de incesto atestigua que, en Costa Rica, el aborto es legal solo de nombre. Huffington Post.

Lea la fuente en español del Centro de Derechos Reproductivos – Hoja informativa de Aurora.

leer más

Kathleen Prieskorn (2011) – Estados Unidos

Ms. Magazine, primavera de 2011, por Molly M. Ginty

Tratamiento denegado

Kathleen Prieskorn, de New Hampshire, estaba de tres meses de embarazo cuando se rompió su saco amniótico. El hospital más cercano se había fusionado recientemente con un hospital católico, y debido a que su médico aún podía detectar un latido cardíaco fetal, no se le permitió realizar una evacuación uterina. En cambio, tuvo que viajar 80 millas en taxi hasta el hospital más cercano que realizaría el procedimiento. Su médico pagó la tarifa del taxi de $ 400. “Durante ese viaje, que parecía interminable, no solo estaba devastado, sino aterrorizado”, recuerda Prieskorn. “Sabía que si hubiera complicaciones podría perder mi útero, y tal vez incluso mi vida”.

La historia de Ms. Magazine también describe brevemente otros dos incidentes relacionados con hospitales católicos en Arizona y Nueva York, que arriesgaron la vida de dos mujeres al negarse a recibir atención. Una sufría un aborto espontáneo y la otra un embarazo ectópico.

Leer artículo completo: Ms. Magazine

leer más

Víctima de Pordenone (2010) – Italia

Vita Donna, abril de 2013

Médico objetante sentenciado a un año de prisión por negar atención

En la provincia de Pordenone, una mujer se enfermó gravemente después de un aborto quirúrgico voluntario. Una matrona de turno temía una hemorragia y pidió la intervención del ginecólogo de turno. Pero el médico recurrió a la objeción de conciencia y se negó a ayudar, incluso después de repetidas órdenes telefónicas del médico primario, que finalmente tuvo que ir al hospital para tomar medidas urgentes para salvar la vida de la paciente.

El sexto ginecólogo fue denunciado y sentenciado por la Sexta Sección Penal del Tribunal de Casación a un año de prisión por no tratar a la paciente y desatenderla ante el riesgo de emorragia. La Corte Suprema sostuvo que la objeción de conciencia se relaciona sólo con el desempeño real de un aborto, no para recibir atención antes o después. La ginecóloga perdió su licencia y ya no puede practicar medicina.

Fuentes de abril de 2013 en italiano:
Ley 194, la Corte Suprema: “El médico que objeta no puede rechazar la atención después del aborto” (Legge 194, Cassazione: “Medico obiettore non può rifiutare cure dopo aborto”)

Aborto: Un año de prisión por objetar a un médico que negó la atención (Aborto, un año de prisión al médico médico que negó prestar el oportuno tratamiento)

leer más

Tamesha (2010) – Estados Unidos

The Guardian, febrero de 2016, por Molly Redden

Prohibición del aborto vinculada a abortos involuntarios peligrosos en un hospital católico, según informes

Tamesha estaba de 18 semanas de embarazo de su tercer hijo cuando se rompió aguas. Se apresuró a ir al hospital más cercano, operado por Mercy Health Partners en Muskegon, Michigan. Debido a que sólo estaba 18 semanas, el embarazo no era viable. Terminar el embarazo habría sido la opción más segura, pero las políticas religiosas del hospital lo prohibieron, por lo que le dieron a Tamesha dos Tylenol y la enviaron a su casa sin decirle que prácticamente no había manera de que pudiera dar a luz a un bebé sano. Cuando Tamesha regresó a la mañana siguiente, estaba sangrando, con dolor intenso y mostrando signos de infección; de nuevo, no fue admitida en el hospital. Incluso después de que ella regresó por tercera vez, con un dolor insoportable, el personal del hospital comenzó a llenar el papeleo de alta. Fue solo cuando Tamesha comenzó a dar a luz que el hospital le proporcionó atención. El bebé murió en unas horas.

Más tarde, Tamesha demandó al hospital, pero perdió en dos niveles, porque el primer tribunal dijo que su reclamo de negligencia “interferiría de manera inadmisible en asuntos eclesiásticos”, y el tribunal de apelaciones básicamente estuvo de acuerdo, alegando también que el extenso dolor y las lesiones de Tamesha no fueron suficientes para establecer negligencia.

CINCO otras mujeres tuvieron experiencias similares en el mismo hospital entre 2009 y 2010. Todas sufrieron abortos espontáneos prolongados, infecciones graves y traumas emocionales. El personal había comprometido sus vidas y su salud para mantener las directivas religiosas contra la inducción del parto cuando hay latidos cardíacos fetales. Ninguna de las mujeres estaba de más de 24 semanas de embarazo y todas mostraban signos de sepsis potencialmente mortal. A una de las mujeres le dieron Tylenol para la infección y la enviaron a su casa, dos veces, donde abortó sola en el baño. Otra mujer pasó tres días en el hospital y eventualmente requirió cirugía adicional.

Leer artículo completo: www.theguardian.com

La propia historia de Tamesha: www.theguardian.com

El tribunal de apelaciones rechaza la demanda de la mujer de Michigan sobre la atención hospitalaria católica, septiembre de 2016: Reuters

El caso de Tamesha también se discute en el informe de la ACLU de 2016 (página 9): Atención médica denegada: pacientes y médicos hablan sobre los hospitales católicos y la amenaza a la salud y la vida de las mujeres, así como en el informe de 2018 Teniendo fe: los límites de la atención médica católica para mujeres de color (pág. 27/28).

leer más

Valentina Magnanti (2010) – Italia

Broadly, April 18, 2016, Matteo Congregalli
El aborto es legal en Italia, pero es casi imposible conseguir uno

Valentina Magnanti fue ingresada en un hospital de la región italiana de Lazio por un aborto en el quinto mes de embarazo porque su feto no era viable. Pero la dejaron sola sufriendo dolor durante 16 horas y la obligaron a dar a luz en un baño sin ayuda médica porque el médico de guardia era un objetor de conciencia. Los problemas de Valentina con la negativa a recibir tratamiento comenzaron incluso antes de quedar embarazada. Ella dijo: “Tengo una enfermedad genética transmisible rara y terrible, pero en teoría puedo tener hijos, y por eso no tengo acceso a la reproducción asistida, el diagnóstico previo a la implantación. Esta ley injusta sólo me permite quedarme embarazada y saber más tarde si el niño que espero está enfermo y destinado a morir. Dejándome libertad para elegir abortar en el quinto mes, casi un nacimiento”.

Ella y su esposo decidieron terminar con el embarazo, pero su ginecólogo se negó a hospitalizarla, y se necesitaron varios intentos para encontrar un médico dispuesto que pudiera admitirla. Luego tuvo que esperar dos días hasta que el médico estaba de guardia, ya que todos los demás médicos en ese hospital eran objetores. El médico comenzó el aborto y la trató bien, pero luego se fue cuando terminó su turno. El médico que se suponía que debía continuar con la atención nunca vino a verla por objeción de conciencia. Valentina se quedó con un dolor insoportable durante 16 horas y ningún médico o enfermero la ayudó, incluso con las reiteradas solicitudes de su esposo. Además, cuando Valentina estaba en las primeras etapas de su aborto, un pequeño grupo de personas entró a su habitación del hospital con copias de la Biblia. La acusaron de ser una pecadora y una asesina.

Lea el artículo (en inglés): broadly.vice.com

Artículo en italiano: «Costretta ad abortire in bagno perché era cambiato il turno»: www.corriere.it

leer más

Mindy (2009) – Estados Unidos

Mujer de Illinois a quien se le negó un aborto de emergencia en dos hospitales que se adhieren a directivas católicas

Mindy Swank y su esposo estaban ansiosos por el nacimiento de un segundo hijo muy deseado. A las 17 semanas, se descubrió la hidrocefalia, pero todavía querían continuar y brindarle a su bebé la mejor atención médica. Sin embargo, las agua de Mindy se rompieron prematuramente a las 20 semanas y supieron a través de las pruebas que el feto no sobreviviría. Esperar un aborto espontáneo natural la pondría en riesgo de infección y hemorragia, pero el hospital católico en Illinois, donde Mindy había realizado las pruebas genéticas, no le practicaría un aborto mientras aún hubiera latido cardíaco fetal.

Durante casi dos semanas, Mindy luchó con la tensión emocional de continuar un embarazo condenado. Una mañana se despertó sangrando, corrió a su hospital local con su esposo para completar el aborto espontáneo, pero ese hospital se negó a inducir el parto, diciendo que no estaba lo suficientemente enferma como para terminar su embarazo, pero que regresara si sangraba más o tenía fiebre. Mindy regresó cinco veces durante las siguientes cinco semanas, sangrando e incómoda, pero fue rechazada repetidamente. Todo el tiempo, Mindy no sabía que este hospital secular también se había adherido a las directivas católicas. Nunca le informaron sobre otras opciones o dónde podría ir para que le practicaran el aborto. Finalmente, cuando estaba de 27 semanas de embarazo y tuvo una hemorragia severa le indujeron el parto. El bebé murió poco después del parto.

Fuentes:
Unión Americana de Libertades Civiles. Atención médica denegada: pacientes y médicos hablan sobre hospitales católicos y la amenaza para la salud y la vida de las mujeres. Mayo de 2016.
The State Journal-Register. Mindy Swank: SB 1564 es un compromiso razonable entre los derechos de los pacientes, la fe de los proveedores. 26 de julio de 2016.
Frontal completo con Samantha Bee: Entrevista extendida: Mindy Swank. 7:11 minutos. 27 de octubre de 2016.

ELECCIÓN / MENOS – Mindy Swank: ¿Cómo pudiste tratar a las mujeres tan mal en nombre de Dios? – Podcast con Mindy, 16 minutos.

leer más

Laura (2008) – Italia

Aborto Inchiesta, revisado por CE, 5 de marzo de 2015

Aborto entre los objetores: la Inquisición moderna (Abortire tra gli obiettori. La moderna inquisizione)

En el quinto mes de embarazo, Laura Fiore de Nápoles descubrió que estaba embarazada de un niño con síndrome de Down. De 39 años, desempleada y madre de un niño de 10 años, decidió abortar según lo permitido por la Ley 194. Pero en el Policlínico II en Nápoles, después de un cambio de turno, los médicos y el personal médico alegaron objeciones de conciencia y se negaron a asistir a Laura como lo requiere la ley. En cambio, fue puesta en un camino de “tortura” y malos tratos, incluido el maltrato psicológico. La dejaron dar a luz sola, con el feto aún vivo unido al cordón umbilical. Solo después de gritar, Laura recibió atención.

Aunque no había posible que viviera, los médicos decidieron resucitar al feto, que sobrevivió cuatro días. Luego decidieron enterrarlo en un cementerio. Pusieron una fuerte presión sobre ambos padres, ambos en estado de shock, para que reconocieran el nacimiento y proporcionaran un nombre. Laura fue sumida en un grave trauma psicológico por los profesionales de la salud, quienes le infligieron una gran culpa. Le llevó tres años de psicoanálisis salir de él, así como escribir un libro “Aborto entre objetores”, para exponer lo que estaba sucediendo en Italia: la indiferencia y la ferocidad política (generalmente masculina) contra la libertad de las mujeres según lo permitido por la ley..

Vea la historia de Laura: (video en italiano): L´aborto come tortura nell’Italia medievale: la testimonianza di Laura Fiore (El aborto como tortura en la Italia medieval: testimonio de Laura Fiore)


Lea el libro de Laura: “Abortire Tra Gli Obbiettori: la Inquisición moderna” (Abortar entre objetores: la inquisición moderna)

leer más

Irena (2007) – España

A la mujer que le negaron pruebas e información sobre las condiciones graves de su feto

Irena (no es su verdadero nombre), una ciudadana brasileña que vive en España, se quedó embarazada en 2007, pero sufrió numerosos episodios hemorrágicos. La siguieron en el Hospital de Burela, pero los médicos no investigaron la causa ni emprendieron ninguna acción más allá de recomendarle descanso. En su consulta en la semana 20 y de nuevo en la semana 30: “Le pregunté a mi médico lo que significaba el sangrado, y ella asumió que yo era una prostituta, y que lo que me sucedió fue el resultado de mi trabajo”, sin preguntarme si era una prostituta. Le dije que no trabajaba como prostituta, sino en el servicio doméstico y que tenía una relación estable… sin tener relaciones que pudieran dar lugar, como insinuó, a este sangrado “.

El tratamiento del médico siempre fue irrespetuoso, y el médico se negó a hacer la prueba para escuchar los latidos del corazón fetal, o darle cualquier información sobre el estado del feto. Cuando se le preguntó, el médico le decía: “No me enseñes mi trabajo, lo sé muy bien”, o decirle que se calle para poder hacer su trabajo. Cuando Irena le preguntó al médico si había hecho el análisis de las anomalías fetales, el médico contestó que sí, pero afirmó no haber encontrado nada, y le aconsejó a Irena volar de regreso a Brasil.

El hijo de Irena nació a los 8 meses de gestación con cardiopatía y necesitó una operación de urgencia. Se le diagnosticó tetralogía de Fallot y síndrome de Goldenhar (respectivamente, una cardiopatía congénita y un defecto congénito raro caracterizado por un desarrollo incompleto de la oreja, la nariz, el paladar blando, el labio y la mandíbula). Los médicos le preguntaron a Irena si alguien le había dicho durante el embarazo que su feto tenía una enfermedad cardíaca, y si habían hecho todas las pruebas. Le dijeron que tanto la enfermedad cardíaca como la tetralogía de Fallot eran detectables a través de pruebas prenatales, incluida la prueba del corazón fetal, que había pedido en vano a su médico. El hijo de Irena también tiene una capacidad mental del 40%, necesita otra operación de corazón cuando sea mayor, y necesitará correcciones quirúrgicas para toda la vida. Su vida es y estará llena de limitaciones debido a problemas de corazón y huesos, entre muchos otros.

Fuente: Demanda de Irena al Servicio de Salud de Galicia, 2013 (traducido, resumido, parafraseado al español)

leer más

Ana (2007) – Costa Rica

Mujer a la que se le negó repetidamente la terminación de su embarazo a pesar de existir problemas de salud y anormalidad fetal fatal; obligada a sufrir

Ana, una mujer costarricense de 26 años, descubrió en febrero de 2007 que su embarazo de 6 semanas corría peligro y le diagnosticaron una patología fetal incompatible con la vida. A pesar de estar sumida en una profunda depresión, los médicos se negaron a terminar con su embarazo, aunque es legal en Costa Rica terminar el embarazo cuando la vida o la salud de la mujer está en peligro. Ella comenzó a tener tendencias suicidas en los meses siguientes, y su salud se deterioró. En su quinto mes de embarazo, tuvo que ser hospitalizada nuevamente y fue remitida a un psiquiatra, quien determinó que el embarazo la exponía a un riesgo de muerte por suicidio, y recomendó que las autoridades sanitarias terminaran el embarazo.

Ana solicitó repetidamente la terminación del embarazo, pero sus peticiones fueron denegadas e ignoradas, a pesar del conocimiento de sus problemas de salud. Ella fue sometida a maltrato por parte del personal, que incluso se burló de su situación. Su embarazo fue diagnosticado con encefalocele occipital, pero el personal médico del hospital público donde fue tratada (a excepción de la directora de la clínica, quien recomendó la terminación del embarazo), ignoró el peligro que representaba el embarazo para su vida y su salud.

En junio de 2007, la madre de Ana interpuso un recurso ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica, invocando los derechos a la vida y salud de su hija, pero la corte rechazó su petición. El 30 de junio de 2007, Ana sufrió 7 horas de trabajo de parto por una niña que ya estaba muerta. Hasta el día de hoy, Ana sufre de depresión, ataques de ansiedad, diarrea crónica e inhibición social. Ella también tuvo una ligadura de trompas en 2013 sólo para evitar cualquier posibilidad de tener en el futuro una experiencia como esta.

Lea fuentes españolas del Centro de Derechos Reproductivos: AN v Costa Rica  y Aurora

leer más

L.C. (2007) – Perú

La adolescente peruana violada salta por la ventana, tras negársele el aborto

L.C. tenía 13 años y vivía en una región pobre cerca de Lima, la ciudad capital de Perú. En 2006, fue violada repetidamente por un hombre de 34 años. Cuando descubrió que estaba embarazada, él negó que el niño pudiera ser suyo, por lo que en la desesperación, trató de suicidarse saltando por una ventana. Pero ella no murió. En cambio, se quedó tumbada en el suelo durante horas, paralizada. Cuando finalmente la encontraron y la llevaron al hospital, los médicos se negaron a operar porque estaba embarazada, pero también rechazaron la petición de su familia de un aborto terapéutico.

El aborto en Perú es legal cuando la vida de la mujer está en riesgo, o para “prevenir daños graves y permanentes en la salud de la mujer”, lo cual fue claramente el caso de L.C. Debido a la gravedad de sus lesiones, L.C. finalmente sufrió un aborto involuntario, pero no fue hasta varias semanas más tarde, y cuatro meses después de que ella solicitara la cirugía, que finalmente recibió el procedimiento espinal que necesitaba. Era demasiado tarde – la cirugía tuvo poco o ningún efecto y ella permanece paralizada hasta el día de hoy.

En 2011, L.C. ganó un caso presentado por el Centro de Derechos Reproductivos. El Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) dictaminó que Perú debe modificar su ley para permitir que las mujeres obtengan un aborto en casos de violación y agresión sexual; establecer un mecanismo para garantizar la disponibilidad de esos servicios de aborto; y garantizar el acceso a servicios de aborto cuando la vida o la salud de una mujer están en peligro.

Leer más: La adolescente peruana violada salta por la ventana, tras negársele el aborto
La historia de L.C. (video, 5 min): LC: Tengo que contar lo que me pasó, por Center for Reproductive Rights
2011 Decisión: L.C. V. Perú

leer más

X (2007) – Colombia

Víctima de violación, de trece años, a la que se le negó el aborto legal, se vio obligada a dar a luz y sufrió complicaciones

Como consecuencia de la violación, X, una niña de trece años, se quedó embarazada. Se le negó un aborto legal por parte del personal sanitario y posteriormente por el sistema de justicia, que se negó a reconocer su derecho a acceder a un aborto legal a pesar de su cumplimiento con el requisito legal de presentar una denuncia penal. X dio a luz a través de una cesárea de emergencia con complicaciones. No fue tratada por una enfermedad de trasmisión sexual (gonorrea), que le contagió el hombre que la violó, y sufrió traumas psicológicos por la violencia sexual y los malos tratos a los que fue sometida por parte del sistema de salud. Durante este tiempo, intentó suicidarse en tres ocasiones. La niña y su madre (XX) fueron acosadas y agredidas en varias ocasiones debido a las acusaciones penales contra el agresor, que sólo se intensificaron cuando el bebé fue puesto en adopción.

Women’s Link Worldwide solicitó medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para proteger a la niña y su madre del riesgo de daño inmediato e irreparable y violación de los derechos a la vida, el derecho a la libertad personal, el honor y la dignidad, el derecho a la igualdad, derechos del niño y, además, la violación de los derechos de diligencia debida de un Estado para prevenir, investigar y enjuiciar la violencia contra la mujer. La CIDH otorgó las medidas cautelares solicitadas y recomendó que se garantizara su derecho al bienestar mental y físico y que se proporcionara la protección requerida. Es la primera vez que la Comisión Interamericana otorga medidas cautelares en un caso relacionado con la denegación de un aborto legal.

Fuentes:

Women’s Link Worldwide: “Colombia, 2011-08-17, X y XX v. Colombia, medidas cautelares”

2009 proceso judicial en español. (Traducción inglesa de Google).

leer más

LMR (2006) – Argentina

Víctima de violación con discapacidad cognitiva negada aborto legal, obligada a tener aborto clandestino

LMR asistió a una escuela especial en Buenos Aires porque tenía el funcionamiento cognitivo de un niño de 8 a 10 años. A los diecinueve años, LMR fue violada, supuestamente por su tío, y se quedó embarazada. Ella solicitó un aborto legal bajo la excepción de Argentina para las víctimas de violación con discapacidad mental. Pero como resultado de la obstinación de los funcionarios del hospital y la interferencia de grupos religiosos, a LMR se le negó aborto en un hospital público y, en última instancia, recurrió a una terminación clandestina.

La madre de LMR presentó una comunicación individual contra Argentina ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU. En 2011, el Comité sostuvo que Argentina había violado los derechos de LMR a la igualdad y la no discriminación, a la intimidad y a estar libre de tratos crueles, inhumanos y degradantes. Fundamentalmente, el Comité consideró que el hecho de que Argentina no “garantizara el derecho de LMR a una interrupción del embarazo … cuando su familia así lo pidiera, causaba sufrimiento físico y mental a LMR, constituyendo una violación del artículo 7 del Pacto”. El Comité estaba convencido de que la negativa del Estado al aborto, a diferencia de la violación y el propio embarazo, causaba suficiente sufrimiento psíquico para constituir un trato cruel, inhumano y degradante. El Comité consideró las violaciones de los derechos particularmente graves dado “la condición de víctima de una niña con una discapacidad”.

Fuente: Recuento con Narrativas sobre el Sufrimiento Inocente en el Litigio del Aborto Transnacional, por Lisa M. Kelly, Capítulo 14 del libro Abortion Law in Transnational Perspective (2014), pg 303-326.

leer más

Sra. B † (2004) – Nueva Zelanda

Madre moribunda suplicó documentos para abortar al bebé

La Sra. B murió de una insuficiencia cardíaca catastrófica debido a un embarazo de alto riesgo que debió haber sido abortado. En 2005, su hermana presentó una queja ante el Comisionado de Salud y Discapacidad de Nueva Zelanda, alegando negligencia por parte del hospital. La Sra. B había pedido una interrupción después de que le dijeran que su condición cardiaca podía comprometer el embarazo y su vida, pero ella había sido convencida por el personal de que los riesgos eran pequeños o que era demasiado tarde (21 semanas) para llevarla a cabo legalmente. Su hermana declaró que la Sra. B “no quería ser una incubadora” y había querido que el bebé corriera sus propios riesgos. Añadió que la Sra. B no creía que pudiera sobrevivir al embarazo y quería que terminara para darle la oportunidad de vivir.

Sin embargo, tanto la Sra. B como su feto murieron. Aparentemente, basándose en que su embarazo había sido deseado, sus doctores nunca discutieron la opción de la terminación con ella. Ellos le restaron importancia a su empeoramiento e ignoraron su solicitud de aborto, con la intención de tratar salvar su embarazo en lugar de su vida. El informe del Comisionado sobre la muerte no menciona la “objeción de conciencia” o si los médicos eran objetores, pero el informe muestra el mismo patrón sospechoso encontrado en los casos de Savita (Irlanda) y los dos casos Valentina de Italia. Los médicos no ofrecieron o discutieron la terminación, no prestaron atención a sus deseos declarados / preocupaciones y estado emocional, y su familia se quejó de que sus deseos de terminación fueron desatendidos.

Informe del Comisionado de Salud y Discapacidad de Nueva Zelanda (60 páginas)
Stuff.co.nz: Madre moribunda suplicó documentos para abortar al bebé

leer más

Edyta † (2004) – Polonia

Los médicos dejan a la mujer morir en lugar de perjudicar a su feto

Jezebel, 10/08/10 por Anna North

Una mujer polaca (conocida como “Edyta” o “Y”) murió porque los médicos se negaron repetidamente a proporcionar un tratamiento adecuado para su enfermedad de colon, algunos de ellos acogiéndose a la OC y alegando que los tratamientos podrían dañar al feto. Su estado empeoró y cuatro meses más tarde, Edyta murió de sepsis después de abortar un feto muerto. La madre de Edyta presentó el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero perdió en 2012. El tribunal alegó una falta de evidencia directa que vinculara la muerte de Edyta con la atención negligente.

Sin embargo, el tribunal ignoró por completo estos hechos:

  • El embarazo de Edyta fue la razón principal por la cual se le negó el tratamiento o recibió tratamiento inadecuado.
  • La colitis es completamente tratable y nadie debería morir de ella.
  • Las mujeres embarazadas bajo supervisión médica nunca deben quedar en riesgo de sepsis, y mucho menos enfermarse y morir de ella.

Fuentes:
Jezebel.com
Centro de Derechos Reproductivos

leer más

Severina (2004) – Brasil

Mujer obligada a continuar con un embarazo destinado a un rápido fracaso debido a OC y restricciones legales

Severina es agricultora de la pequeña ciudad de Chã Grande en Brasil, casada, con un hijo de 4 años, con pocos recursos. El 20 de octubre de 2004, ella estaba embarazada de cuatro meses con un feto anencefálico, y acababa de ser admitida en el hospital para someterse a un aborto legal. Pero ese mismo día, el Tribunal Supremo canceló la decisión judicial dictada 4 meses antes que había autorizado la terminación de embarazos anencefálicos. Severina fue enviada a casa, al no poder abortar. Pasó los siguientes tres meses entre los tribunales y los hospitales, tratando de encontrar a alguien para ayudarla. Pero muchos médicos en Brasil se niegan a realizar abortos porque tienen miedo de ser conocidos como abortistas, creen que podrían ser demandados, o tienen una objeción de conciencia moral o religiosa.

Finalmente, Severina obtuvo la autorización de un juez, pero los anestesistas del hospital donde fue remitida para que se le practicara el aborto se negaron a ayudarla por motivos religiosos. Severina esperó de nuevo y caminó de un hospital a otro. Finalmente, fue asistida por un anestesista voluntario de una clínica privada que accedió a ayudar a realizar el aborto en un hospital público. Dado que estaba casi al final del embarazo (enero de 2005), se indujo trabajo de parto y dio a luz a un bebé muerto. Toda la prueba fue tortuosa para Severina y su familia.

Fuentes:
Cadernos de Saúde Pública, Estado laico, objeción de conciencia y políticas de salud pública, por Débora Diniz, Sept 2013.
Historia de Severina, Documental, 22 mins (Uma História Severina)
Ciência & Saúde Coletiva, Servicios de Aborto Legal en Brasil – Estudio Nacional, por Alberto Pereira Madeiro y Débora Diniz, Feb 2016

leer más

Meghan (2004) – USA

Delayed treatment of incomplete miscarriage leads to dangerous blood transfusion

In 2004, Eagen-Torkko was about seven weeks pregnant when she had an incomplete miscarriage. She worked as a labor and delivery nurse at Providence Hospital in Everett, Washington (State) and her insurance covered her only at that hospital, a Catholic facility. As a nurse, Eagen-Torkko knew she needed an aspiration procedure to remove the remaining tissue from her uterus and stop her bleeding. But care providers at Providence were worried that her fetus might still have a heartbeat. For hours, they performed ultrasound after ultrasound, searching for a heartbeat that wasn’t there, afraid to get in trouble if they missed it. After about six hours, they finally performed an aspiration. During this ordeal, Eagen-Torkko lost enough blood to require a transfusion.

The consequences of this transfusion became apparent when Eagen-Torkko later got pregnant again. She had been transfused with blood containing an antigen called Kell. While she was Kell negative like most people, her ex-husband was Kell positive, as were her pregnancies. Because she was sensitized to Kell by the transfusion, her body produced antibodies that put her next pregnancy at risk of sudden fetal demise. Doctors told her that her fetus could die with no warning and no way to predict it. “It’s a very hard position to be put in knowing that your body could essentially kill your baby, which is what happens with Kell,” said Eagen-Torkko. She dissociated from the pregnancy, declining to buy anything for her daughter until she was about 30 weeks pregnant. While she had planned for a vaginal birth, when her daughter started showing signs of stress once she was far enough along to deliver, her Kell status made Eagen-Torkko more inclined to accept her doctor’s recommendation for a C-section, she said.

Eagen-Torkko said years later: “I don’t think people understand how gray this is and how everybody is cobbling things together sort of on the fly. I think we’re setting up this idea that there is some sort of a clear, bright line between life-threatening and non-life-threatening and it just doesn’t exist.”

Source: Rewire, Sep 25, 2019, by Amy Littlefield. “A Miscarrying Woman Nearly Died After a Catholic Hospital Sent Her Home Three Times”

leer más

Rosa (2003) – Nicaragua

Víctima de violación de 9 años de edad a la que se le negó el aborto legal durante semanas

Rosa tenía 8 años cuando fue violada en noviembre de 2002 por un vecino. Estaba viviendo con sus padres en un pueblo agrícola en la zona montañosa central de Costa Rica porque sus padres habían cruzado ilegalmente la frontera para cosechar caña de azúcar y café. Ella se quedó embarazada, pero a pesar de que el aborto para proteger la salud de una mujer es legal en Costa Rica, los trabajadores sociales persuadieron a la familia de que Rosa llevara al niño a término, no informándoles sobre los riesgos graves para su hija si continuaba con el embarazo hasta el final.

Tardó una semana en convencer a Costa Rica para que emitiera un pasaporte que le permitiera a la familia regresar a Nicaragua, donde en ese momento el aborto era legal para proteger la vida de la mujer. Sin embargo, los ministros de salud y servicios de familia de Nicaragua instaron a la familia a dejar que Rosa diese a luz, y la Iglesia Católica prometió brindar cuidados completos y vivienda para el bebé. La familia estaba preocupada de que nueve meses de embarazo mataran a su única hija y pidió una consulta médica para cumplir con la ley nicaragüense. El panel de médicos auspiciado por el estado decidió que tanto un aborto o como la continuación del embarazo conllevaban graves riesgos. (De hecho, el embarazo a término es mucho más riesgoso.) A la familia se le dio una opción, y Rosa y sus padres optaron por un aborto. La familia fue a un hospital privado, donde Rosa fue enviada a casa, llorando, después de que los médicos se negaran a tratarla. Mientras tanto, el gobierno amenazó con procesar a cualquier persona que la ayudara. Tres médicos privados se pusieron en contacto por separado con el grupo de mujeres y se ofrecieron a practicar el aborto bajo condición de anonimato. Al día siguiente, el 20 de febrero, el grupo de mujeres llevó a Rosa ya sus padres a una clínica privada donde tomó la píldora que indujo al aborto. No hubo complicaciones médicas.

Fuente: Girl, 9, en Abortion Rights Furor, 23 de marzo de 2003, Los Angeles Times

leer más

R.R. (2003) – Polonia

Mujer con probable anomalía fetal se le deniega examen prenatal y aborto

Centro de Derechos Reproductivos, 2008

A una mujer embarazada (“R.R.”) se le negó repetidamente atención diagnóstica después de que una ecografía rutinaria detectara un quiste en el cuello del feto. Las pruebas genéticas fueron repetidamente retrasadas, lo que le impidió obtener información oportuna sobre la salud del feto y le impidió buscar un aborto legal dentro del límite de tiempo permitido. El niño nació posteriormente con el síndrome de Turner. (Polonia tiene una ley restrictiva, pero el aborto es legal en casos de anormalidad fetal.) El caso “R.R. V Polonia” fue llevado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en 2011 declaró que Polonia violó el artículo 3 (derecho a no sufrir tratos inhumanos y degradantes) y el artículo 8 (derecho al respeto de la vida privada) del Convenio Europeo de Derechos Humanos Derechos humanos.

Fuente: Centro de Derechos Reproductivos

leer más

K.L. (2001) – Perú

Adolescente con feto anencefálico a quien se le niega el aborto, forzándola a dar a luz y sufrir

K.L., de 17 años, estaba embarazada de un feto anencefálico, lo que comprometió gravemente su vida poniendo en peligro su salud física y psicológica. Aunque la ley peruana del aborto permite el aborto cuando la vida o la salud de la mujer está en peligro, a K.L. se le negó el aborto por parte del personal del hospital y tuvo que dar a luz al bebé y amamantarla durante los cuatro días que sobrevivió. K.L. dijo que la experiencia de verse obligada a llevar al feto a término y ver “las marcadas deformidades de su hija y saber que su esperanza de vida era corta” fue similar a un “prolongado funeral”.

El Centro de Derechos Reproductivos presentó una queja ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, argumentando que lo que K.L. sufrió fue una clara violación de las normas internacionales que prohíben la violencia contra la mujer y constituyó un trato cruel, inhumano y degradante por parte de funcionarios del Estado. El 17 de noviembre de 2005, el Comité de Derechos Humanos de la ONU emitió su decisión, estableciendo que negar el acceso a un aborto legal en el caso de K.L. vs. Perú constituyó una violación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El fallo establece específicamente violaciones al derecho a no recibir tratos crueles, inhumanos y degradantes (artículo 7), la privacidad (artículo 17) y la protección especial de los derechos del menor (artículo 24), entre otras cosas.

Fuentes: KL vs. Perú (Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas) Centro de Derechos Reproductivos
Decisión del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 22 de noviembre de 2005.

leer más

Alicja (2000) – Polonia

Las mujeres polacas se quedaron casi ciegas como resultado de que se les negara un aborto legal por razones de salud

A Alicja Tysiac se le negó repetidamente un aborto a pesar de sufrir miopía. El embarazo creó un grave riesgo de perder la vista. Pero se le negó de nuevo, a pesar de obtener finalmente el permiso legalmente requerido. Incapaz de permitirse un aborto ilegal, se vio obligada a llevar a término, lo que generó un grave deterioro de su vista y un riesgo de ceguera completa.

Alicja llevó su caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En 2007, el tribunal votó 6 a 1 que había una violación del artículo 8, Derecho a la vida privada. Se le concedieron 25.000 euros por daños no pecuniarios y 14.000 euros por gastos y costas.

Fuentes:
Centro para los Derechos Reproductivos, Tysiac vs. Polonia: Garantizar el Acceso Efectivo al Aborto Legal
The Guardian, Tribunal censura a Polonia por negar el derecho al aborto, 21 de marzo de 2007.

leer más

Paulina (2000) – México

Se le niega el aborto por motivos de OC a una mexicana de 13 años víctima de violación

Paulina Ramírez Jacinta tenía 13 años cuando fue violada en 1999 y posteriormente se le negó un aborto legal. Ella fue sometida a la intromisión repetida de los funcionarios del estado, doctores, y sacerdotes, quienes intentaron persuadirla de abortar. Paulina finalmente obtuvo la autorización para un aborto, pero unos minutos antes del procedimiento, un médico advirtió a la madre de Paulina que su hija podría sufrir una hemorragia fatal o quedar estéril, aunque Paulina todavía estaba en el primer trimestre. Inmersa en el miedo, incluyendo el temor de que los médicos “lo harían mal a propósito”, la madre de Paulina se negó a firmar la autorización y el aborto fue cancelado. A los 14 años, Paulina dio a luz a un hijo en abril de 2000.

En 2002, el Centro de Derechos Reproductivos y dos grupos mexicanos de derechos humanos presentaron una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, alegando violaciones de los derechos de Paulina garantizados por la ley mexicana, así como su derecho a integridad física y psicológica y salud. En 2006 se alcanzó un acuerdo histórico con el gobierno mexicano, el cual acordó indemnizar a Paulina, proveerle a ella y su hijo de una significativa compensación para sanidad y educación y promulgar un decreto que regula las pautas para el acceso al aborto por parte de las víctimas de violación.

Fuentes:
New York Times – La violación de una adolescente mexicana incita manifestaciones sobre el aborto
Women’s News – La violación de una adolescente mexicana agita la controversia sobre el aborto
Global Human Rights Watch: Paulina: Violación del derecho al aborto en México
Centro de Derechos Reproductivos: Paulina Ramírez v. México (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)

leer más

Lauren (1996) – Estados Unidos

De Bearing Faith: Los límites de la atención médica católica para mujeres de color

Una mujer casi muere después de que se le denegara su derecho al aborto en el hospital católico

Laurie Bertram Roberts estaba de doce semanas de embarazo cuando, por temor a sufrir un aborto espontáneo, acudió al único hospital de su comunidad, un centro católico. Después de examinarla, los médicos le dijeron que se fuera a casa, descansara y regresara si comenzaba a sangrar. Cuando comenzó a sangrar mucho al día siguiente, regresó al hospital. Esta vez, le realizaron una ecografía y le dijeron que, de hecho, estaba sufriendo un aborto espontáneo y que el feto no sobreviviría. A pesar de esto, los médicos que la atendieron le dijeron que no podían hacer nada para ayudarla porque el feto todavía tenía latido cardíaco. Laurie fue enviada a casa una vez más.

En casa, Laurie continuó experimentando sangrado abundante y finalmente perdió el conocimiento. “Estaba hablando por teléfono con mi madre cuando me desmayé a los pies de mi esposo”, recordó Laurie. “Sinceramente, todo lo que puedo recordar es pensar que esta no día ser la forma en que iba a morir”. Laurie fue llevada en ambulancia al mismo hospital por tercera vez. Finalmente, incapaz de detectar un latido cardíaco fetal, el hospital le proporcionó a Laurie tratamiento para su aborto espontáneo. En ese momento, Roberts tenía 18 años, no tenía seguro y tenía pocos recursos económicos, por lo que cada visita suponía una carga financiera significativa. La experiencia casi le costó la vida a Laurie.

Más tarde se enteró de que el hospital estaba sujeto a las “Directivas éticas y religiosas de los servicios de atención médica católicos”, promulgadas por la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. Los hospitales católicos generalmente no informan a los pacientes de que están recibiendo atención médica de baja calidad y que hay mejores opciones disponibles.

Lea sobre Laurie en las páginas 6-7 en el informe: Teniendo fe: los límites de la atención médica católica para mujeres de color, por Kira Shepherd et al., 2018, Public Health Solutions.

Más información en Jackson Free Press (2012)

leer más

Kathleen Hutchins (1998) – Estados Unidos

A una mujer en riesgo de muerte con un embarazo destinado al fracaso se le negó el aborto en un hospital controlado por católicos y se la obligó a viajar 80 millas.

En 1998, Kathleen Hutchins estaba trabajando en la ventanilla de autoservicio en Dunkin ‘Donuts. Estaba de catorce semanas de embarazo cuando se rompió aguas. Su obstetra / ginecólogo, el Dr. Wayne Goldner, le dijo que sus posibilidades de llevar el embarazo a término eran remotas. Incluso si se quedaba en la cama durante los seis meses restantes de su embarazo, el feto tendría solo un dos por ciento de posibilidades de sobrevivir. Además, Hutchins corría el riesgo de contraer una infección que podría derivar en infertilidad o incluso amenazar su vida. Goldner y sus asociados discutieron las opciones con Hutchins; ella decidió abortar.

Goldner programó a Hutchins para un aborto de emergencia en el Hospital Elliot en New Hampshire. El hospital se negó a permitir el procedimiento porque hacerlo violaría los principios religiosos del Centro Médico Católico y violaría los términos de una fusión reciente. Como parte de la fusión, Elliot había adoptado una política que prohibía todos los abortos que no fueran consistentes con la doctrina moral católica. A pesar de los intentos de Goldner de lograr que la administración del hospital cambiara su decisión, y a pesar de una protesta pública, la administración no permitió que el aborto se llevara a cabo en sus instalaciones. Hutchins no tuvo más remedio que buscar la atención que necesitaba en otro lugar. Pero el hospital alternativo más cercano estaba a ochenta millas de distancia, y ella no tenía los medios para llegar allí. Goldner terminó pagando un taxi de $ 400 para llevar a Hutchins a la instalación más cercana disponible para someterse al procedimiento.

Leer artículo completo: Rechazos religiosos y derechos reproductivos, Proyecto de libertad reproductiva de la ACLU, 2002, pág. 17

CBS News, 12 de diciembre de 2000

leer más

Susan (1995) – Estados Unidos

Mujer embarazada con riesgo de sangrado fatal fue rechazada por una enfermera religiosa

En 1995, Susan Johnson (seudónimo) llegó a las urgencias de un hospital de Nueva Jersey con dieciocho semanas de embarazo, parada en un charco de sangre. La ecografía reveló que sufría de una placenta previa completa, una condición que podría ser fatal tanto para Johnson como para su feto. Los médicos creían que ella tenía un alto riesgo de sufrir un episodio de sangrado severo y posiblemente mortal, ya que ya había tenido dos episodios de sangrado en las últimas 48 horas. El médico solicitó una cesárea de emergencia.
Se le pidió a la enfermera de servicio, Yvonne Shelton, que ayudara en el procedimiento, pero ella se negó, citando su fe que le impedía “participar” directa o indirectamente en terminar una vida “. Pero los recortes de personal habían dejado un número limitado de enfermeras disponibles para intervenir, y el rechazo de Shelton retrasó la cirugía durante treinta minutos peligrosos, poniendo en peligro la salud y la vida de Johnson.

Esta no era la primera vez que Shelton se negaba a ayudar en un procedimiento obstétrico de emergencia. En octubre de 1994, una mujer embarazada, Trisha Williams (seudónimo), había llegado al hospital con una membrana rota, una condición que el hospital consideraba potencialmente mortal. En un esfuerzo por salvar a Williams y su feto, el médico tratante decidió inducir el parto. Temiendo que el feto no sobreviviría al parto, Shelton alegó objeción religiosa y se negó a cumplir con sus deberes como enfermera. En el momento de este incidente, había suficientes enfermeras asignadas al turno de Shelton para permitir que el hospital aceptara la negativa de Shelton, pero ese no era el caso de Susan Johnson. Aunque el hospital posteriormente trató de acomodar las creencias religiosas de Shelton ofreciendo una transferencia a otro puesto de enfermería, ella se negó y el hospital la despidió. Shelton luego demandó al hospital, pero el tribunal falló en su contra, y sostuvo que el hospital había hecho esfuerzos razonables para acomodar sus creencias religiosas mientras cumpliera con su deber de “proporcionar tratamiento en caso de emergencia”.

Lea el artículo completo: Rechazos religiosos y derechos reproductivos, Proyecto de libertad reproductiva de la ACLU, 2002, pág. 16

leer más

Sophie (1994) – Estados Unidos

A una mujer en riesgo de muerte se le negó su derecho al aborto en un hospital católico

En 1994, Sophie Smith (un seudónimo) de 19 años de Nebraska fue ingresada en la sala de emergencias de un hospital católico con un coágulo de sangre en el pulmón. Las pruebas revelaron que estaba de aproximadamente 10 semanas de embarazo, y el problema de coagulación resultó de una condición rara y potencialmente mortal exacerbada por el embarazo. El hospital inmediatamente le puso anticoagulantes intravenosos para eliminar el coágulo sanguíneo existente y ayudar a prevenir la formación de más coágulos que podrían matar a Smith instantáneamente si se metían en sus pulmones, corazón o cerebro.

Los doctores de Smith le dieron dos alternativas. Podía permanecer en el hospital con anticoagulantes intravenosos durante los restantes 6,5 meses de embarazo y recibir un tratamiento complejo para tratar de evitar que un coágulo de sangre llegue a un órgano vital. O podía abortar en el primer trimestre, cambiar a anticoagulantes orales y salir del hospital. Smith decidió abortar porque quería irse a casa con su hijo de dos años. Como era pobre, Medicaid cubría sus gastos médicos, pero pagaría un aborto solo con la prueba de que era necesario para salvarle la vida. Cuatro médicos en el hospital certificaron que Smith necesitaba un aborto que salvara vidas, y Medicaid acordó cubrirlo.

En la mañana en la que Smith debía someterse a la cirugía, el abogado del hospital apareció en la sala de operaciones para anunciar que el hospital no permitiría un aborto, que podría salvar sus vidas bajo las premisas del hospital. A esto le sucedieron diez días de peligroso retraso. Smith quería ser transferida a un centro que estuviera dispuesto a practicarle el aborto, pero trasladarla aumentaba el riesgo de que se produjera un coágulo de sangre que amenazara su vida. A pesar de los riesgos, Smith finalmente fue trasladada en ambulancia al consultorio de su médico. Se produjo el aborto y Smith fue enviada de vuelta al hospital, que le proporcionó atención de seguimiento.

Lea el artículo completo: Rechazos religiosos y derechos reproductivos, Proyecto de libertad reproductiva de la ACLU, 2002, pág. 15

leer más