Políticas y leyes actuales

 

Al menos 70 países tienen normativas que permiten la llamada “objeción de conciencia” en la atención médica, según datos preliminares de la base de datos sobre políticas de aborto de la Organización Mundial de la Salud. Sabemos que esto es una subestimación, ya que la base de datos no cuenta datos de docenas de países, incluidos Canadá y Estados Unidos, que permiten OC casi ilimitado mediante sus políticas o leyes.

 


 

Lo que dicen los grupos y acuerdos internacionales de Derechos Humanos y las Organizaciones Mundiales de Salud sobre la “objeción de conciencia” en la atención médica

Abril de 2019: este documento es una compilación de todo lo relevante a la “objeción de conciencia” en la salud reproductiva, tal como figura en los acuerdos internacionales de derechos humanos, y las directrices / informes de los grupos mundiales de salud y derechos humanos y los órganos rectores que han intervenido en el tema. Los extractos están contextualizados por la opinión de que “OC” en la atención médica es inapropiada, inviable y no es un derecho.

Compilado por Joyce Arthur, Initiative for Reproductive Health Information (IRHI) (“Iniciativa para la Información de Salud Reproductiva”)

Acceda al documento completo aquí (25 páginas, PDF): Intl-groups-agreements-CO


Un documento técnico de 2014 de Global Doctors for Choice “examina la prevalencia y el impacto de tales negativas [OC] y revisa los esfuerzos de la política para equilibrar la conciencia individual, la autonomía en la toma de decisiones reproductivas, la salvaguarda de la salud y la integridad médica profesional”. Los autores discuten un rango de políticas y leyes de OC en todo el mundo, basadas en literatura médica, de salud pública, legal, ética y de ciencias sociales de los últimos 15 años (desde 2013) en inglés, francés, alemán, italiano, portugués y español.

Lea el informe completo: Global Doctors for Choiceobjeción de conciencia y negativa a brindar atención en salud reproductiva: un documento técnico que examina la prevalencia, las consecuencias para la salud y las respuestas políticas, por Wendy Chavkin, Liddy Leitman y Kate Polin. (Nota: los autores están predispuestos a favor de rechazar el “equilibrio” del derecho del paciente a la atención médica).


“Dishonourable disobedience” (“Inmoral desobeciencia”) – Por qué negarse a proporcionar tratamiento en salud reproductiva no es objeción de conciencia, por Christian Fiala y Joyce H. Arthur, Mujer – Psychosom Gynaecol Obstet (2014), http://dx.doi.org/10.1016/j.woman.2014.03.001

Extracto:

En la mayoría de los países occidentales se permite a los profesionales de la salud cierto grado de OC a través de políticas médicas o códigos de ética, a menudo llamados “cláusulas de rechazo” o “cláusulas de conciencia”. Por lo general, el personal sanitario puede optar por no brindar atención que no sea de urgencia, pero sólo si derivan rápidamente al paciente a otra persona que pueda ayudarlo. El Código de Ética de FIGO (Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia) establece (FIGO):

Asegúrese de que el derecho de un médico a preservar sus propios valores morales o religiosos no implique una imposición de estos valores personales a las mujeres. En tales circunstancias, deben derivarse a otro profesional de la salud adecuado. La objeción de conciencia a los procedimientos no exime a los médicos de tomar medidas inmediatas en caso de urgencia para garantizar que se proporcione el tratamiento médico necesario sin demora.

Muchos países han recogido la OC en sus legislaciones (Heino et al., 2013):

  • La ley austriaca establece que: nadie puede estar en desventaja. . . porque él o ella se ha negado a realizar o participar en tal aborto. (Gobierno de Austria, 1975)
  • La ley francesa establece que: un médico nunca está obligado a realizar un aborto, pero debe informar, sin demora, su negativa y proporcionar de inmediato el nombre de los profesionales que pueden realizar este procedimiento. . . Sin matrona, sin enfermera, sin paramédico, lo que sea necesario para contribuir a un aborto. . . . Un establecimiento de salud privado puede negarse a que se realicen abortos en sus instalaciones. (Gobierno de Francia, 2001)
  • A pesar de que el estado australiano de Victoria despenalizó el aborto en 2008, la nueva ley mantiene una cláusula de OC: si una mujer solicita a un profesional sanitario registrado que le asesore sobre un aborto, o que realice, dirija, autorice o supervise un aborto para esa mujer , y éste tiene una objeción de conciencia al aborto, debe remitir a la mujer a otro profesional sanitario registrado que no tenga una objeción de conciencia al aborto. (Instituto de Información Legal de Australia, 2010)
  • En los Estados Unidos, casi todos los estados han aprobado cláusulas de rechazo que permiten a los médicos optar por no brindar abortos y otros servicios. Además, la ley federal protege a los médicos y enfermeras que no desean realizar abortos o esterilizaciones, y les permite presentar quejas si se sienten discriminados por ello (Huffington Post, 2011).