D.A. (2019) Argentina

A una víctima de violación de 12 años de edad se le negó su derecho al aborto hasta que su madre tomó medidas drásticas de autolesión.

En el verano de 2018, en la provincia argentina de Jujuy, D.A. de 12 años. fue violada por su vecino de 60 años. En enero, la madre de D.A., Norma, llevó a su hija a una clínica local debido a un dolor de estómago persistente. Los médicos les dijeron que D.A. estaba de 22 semanas de embarazo. Inmediatamente, D.A. y su madre solicitaron un aborto pero los médicos comenzaron a demorarse. D.A. permaneció en el hospital, donde, un día, tres mujeres la visitaron, después de haberle dicho al personal del hospital que eran parientes de Norma. «Téngalo y déjelo en adopción», Norma recordó a las mujeres, a quienes nunca había conocido antes, rogándole a su hija.

Fue entonces cuando Norma lo perdió. Comenzó a caminar frenéticamente y golpeó con su puño la cubierta de vidrio de la alarma de incendios. Norma cayó al suelo, tendida en un charco de su propia sangre. Las cicatrices todavía zigzaguean sobre sus nudillos y muñeca. «Si no me hubiera hecho esto, hubieran seguido retrasando el procedimiento», dijo Norma.

Aproximadamente una semana después de que ingresó por primera vez en el de seguridad social, se decidió que D.A. necesitaba una cesárea. Llamaron a médicos externos porque los empleados del hospital se habían declarado «objetores de conciencia». Después de que el bebé nació vivo, una de las enfermeras fue a preguntarle a Norma cómo quería llamarla, a pesar de que D.A. les había dicho a los médicos que no quería escuchar nada sobre el bebé. El bebé vivió cuatro días. D.A. y su madre siguen sufriendo acoso social.

Fuente: Buzzfeed News, 13 de abril de 2019, «Cómo los médicos y la Iglesia conspiraron para evitar que a una niña de 11 años se le practicara un aborto tras haber sido violada»