Franzisca (2012) – España

Mujer no informada de defectos fetales graves en la ecografía de 12 semanas

Franzisca y su marido se hicieron una ecografía el 23 de octubre de 2012 a las 12 semanas de embarazo. Era su tercer embarazo y un hijo buscado. El médico notó un bulto en la cabeza del feto y no sabía qué era. Le dieron una cita para 2 semanas después (6 de noviembre) para realizar otra ecografía. Los dos médicos dijeron que estaban analizando el problema y tuvieron una sesión clínica al día siguiente para evaluar el caso y decidir sobre posibles acciones. El 7 de noviembre, el médico le dijo que tenía que hacerse una amniocentesis y un ecocardiograma temprano. Resultó que el feto tenía pyelectasis renal bilateral y un corazón ecogénico de grado 6. Sin embargo, un médico le dijo a Franzisca que los “pies torcidos” del feto podrían corregirse, descartando sin rodeos la necesidad de una interrupción.

Nadie en el servicio de obstetricia informó a la pareja en la ecografiá de las 12 semanas que se observó claramente una malformación grave del feto. Fue diagnosticado por un ginecólogo como un meningocele occipital (después de observar un defecto del capuchón craneal occipital craneal cubierto por piel y meninges, con observaciones de tiras aracnoideas dentro del saco herniario y a través de la columna vertebral). Esto fue corroborado por otros 2 ginecólogos y dos médicos de familia cuando observaron la ecografía de la semana 12. Franzisca declaró: “Creo que no han proporcionado el servicio necesario y actuaron de forma negligente negligentes porque no saben cómo diagnosticar o porque ocultan información”.

A las 20 semanas de embarazo, el feto había dejado de crecer y mostraba graves deficiencias morfológicas. Franzisca se vio obligada a llevar a término porque el 100% de los médicos en su provincia natal de Murcia eran “objetores de conciencia”. Su hospital local incluso le envió una carta confirmando eso. Franzisca dijo que sus vidas han cambiado “100 por cien” ya que ella y su esposo ya no pueden trabajar porque su hijo profundamente discapacitado requiere atención constante.

Fuentes: Entrevista con Franzisca y su esposo en 2018, así como el reclamo de Franzisca (“Nicola”) al Hospital da Costa Burela, 28 de diciembre de 2012 (traducido y resumido del gallego).