Tamesha (2010) – Estados Unidos

The Guardian, febrero de 2016, por Molly Redden

Prohibición del aborto vinculada a abortos involuntarios peligrosos en un hospital católico, según informes

Tamesha estaba de 18 semanas de embarazo de su tercer hijo cuando se rompió aguas. Se apresuró a ir al hospital más cercano, operado por Mercy Health Partners en Muskegon, Michigan. Debido a que sólo estaba 18 semanas, el embarazo no era viable. Terminar el embarazo habría sido la opción más segura, pero las políticas religiosas del hospital lo prohibieron, por lo que le dieron a Tamesha dos Tylenol y la enviaron a su casa sin decirle que prácticamente no había manera de que pudiera dar a luz a un bebé sano. Cuando Tamesha regresó a la mañana siguiente, estaba sangrando, con dolor intenso y mostrando signos de infección; de nuevo, no fue admitida en el hospital. Incluso después de que ella regresó por tercera vez, con un dolor insoportable, el personal del hospital comenzó a llenar el papeleo de alta. Fue solo cuando Tamesha comenzó a dar a luz que el hospital le proporcionó atención. El bebé murió en unas horas.

Más tarde, Tamesha demandó al hospital, pero perdió en dos niveles, porque el primer tribunal dijo que su reclamo de negligencia “interferiría de manera inadmisible en asuntos eclesiásticos”, y el tribunal de apelaciones básicamente estuvo de acuerdo, alegando también que el extenso dolor y las lesiones de Tamesha no fueron suficientes para establecer negligencia.

CINCO otras mujeres tuvieron experiencias similares en el mismo hospital entre 2009 y 2010. Todas sufrieron abortos espontáneos prolongados, infecciones graves y traumas emocionales. El personal había comprometido sus vidas y su salud para mantener las directivas religiosas contra la inducción del parto cuando hay latidos cardíacos fetales. Ninguna de las mujeres estaba de más de 24 semanas de embarazo y todas mostraban signos de sepsis potencialmente mortal. A una de las mujeres le dieron Tylenol para la infección y la enviaron a su casa, dos veces, donde abortó sola en el baño. Otra mujer pasó tres días en el hospital y eventualmente requirió cirugía adicional.

Leer artículo completo: www.theguardian.com

La propia historia de Tamesha: www.theguardian.com

El tribunal de apelaciones rechaza la demanda de la mujer de Michigan sobre la atención hospitalaria católica, septiembre de 2016: Reuters

El caso de Tamesha también se discute en el informe de la ACLU de 2016 (página 9): Atención médica denegada: pacientes y médicos hablan sobre los hospitales católicos y la amenaza a la salud y la vida de las mujeres, así como en el informe de 2018 Teniendo fe: los límites de la atención médica católica para mujeres de color (pág. 27/28).