Valentina Magnanti (2010) – Italia

Broadly, April 18, 2016, Matteo Congregalli
El aborto es legal en Italia, pero es casi imposible conseguir uno

Valentina Magnanti fue ingresada en un hospital de la región italiana de Lazio por un aborto en el quinto mes de embarazo porque su feto no era viable. Pero la dejaron sola sufriendo dolor durante 16 horas y la obligaron a dar a luz en un baño sin ayuda médica porque el médico de guardia era un objetor de conciencia. Los problemas de Valentina con la negativa a recibir tratamiento comenzaron incluso antes de quedar embarazada. Ella dijo: “Tengo una enfermedad genética transmisible rara y terrible, pero en teoría puedo tener hijos, y por eso no tengo acceso a la reproducción asistida, el diagnóstico previo a la implantación. Esta ley injusta sólo me permite quedarme embarazada y saber más tarde si el niño que espero está enfermo y destinado a morir. Dejándome libertad para elegir abortar en el quinto mes, casi un nacimiento”.

Ella y su esposo decidieron terminar con el embarazo, pero su ginecólogo se negó a hospitalizarla, y se necesitaron varios intentos para encontrar un médico dispuesto que pudiera admitirla. Luego tuvo que esperar dos días hasta que el médico estaba de guardia, ya que todos los demás médicos en ese hospital eran objetores. El médico comenzó el aborto y la trató bien, pero luego se fue cuando terminó su turno. El médico que se suponía que debía continuar con la atención nunca vino a verla por objeción de conciencia. Valentina se quedó con un dolor insoportable durante 16 horas y ningún médico o enfermero la ayudó, incluso con las reiteradas solicitudes de su esposo. Además, cuando Valentina estaba en las primeras etapas de su aborto, un pequeño grupo de personas entró a su habitación del hospital con copias de la Biblia. La acusaron de ser una pecadora y una asesina.

Lea el artículo (en inglés): broadly.vice.com

Artículo en italiano: «Costretta ad abortire in bagno perché era cambiato il turno»: www.corriere.it