Andrea (2017) – Costa Rica

Joven víctima de incesto obligada a dar a luz al hijo de su padre

Andrea era una víctima embarazada de incesto a los 12 años. En febrero de 2017, su madre hizo pública la violencia sexual que Andrea había sufrido por parte de su padre. “Después de que me contó lo que sucedió con su padre, se puso extremadamente ansiosa y me dijo que ya no quería existir en este mundo por todo lo que había sucedido”. Andrea está deprimida, dice su madre, apenas comiendo, sufre náuseas extremas por el embarazo y dice que no quiere tener el bebé.

En Costa Rica, es legal interrumpir el embarazo cuando la vida o la salud de la mujer están en riesgo, pero la falta de un protocolo técnico que brinde protección legal a los médicos que realizan abortos implicó que el procedimiento médico nunca se ofreció. En la práctica, los hospitales públicos de Costa Rica se niegan a ofrecer el procedimiento, excepto cuando la vida de una mujer está en peligro inminente, como en el caso de un embarazo ectópico.

En lugar de pedir que se haga cumplir la ley costarricense, los medios de comunicación ofrecieron una plataforma para que las figuras religiosas expresen sus opiniones. Las iglesias y las organizaciones anti-elección se pusieron en contacto con la niña y su madre, tratando de convencerlas de abandonar la idea de interrumpir el embarazo. Andrea se vio obligada a convertirse en madre a los 13 años, dando a luz al hijo de su padre.

Lea el artículo completo: El caso de incesto atestigua que, en Costa Rica, el aborto es legal sólo de nombre. Huffington Post.