(Junio 2017) La “objeción de conciencia” mata a mujeres

La siguiente carta fue enviada al Irish Times el 9 de junio de 2017, pero no se imprimió.

La “objeción de conciencia” mata a las mujeres

Nos oponemos a la desinformada carta (5 de junio, Italy and Abortion) del Dr. Angelo Bottone del Iona Institute – una organización católica conservadora. Afirma que una mujer embarazada en Italia no murió porque se le negó un aborto. Nosotros (un ginecólogo y un abogado) hemos seguido el caso de Valentina Milluzzo, la mujer embarazada de 19 semanas que murió de sepsis el 16 de octubre de 2016 en Catania, Italia, y estamos en contacto con su familia. En realidad, la muerte de Valentina es similar a la de Savita Halappanavar, la dentista embarazada que murió en un hospital irlandés hace 5 años.

En el caso de Valentina, la cronología de los hechos, hechos médicos y testigos contradice la conclusión de las “investigaciones” por parte de las autoridades. De hecho, los médicos de Valentina alegaron “objeción de conciencia” y se negaron a realizar una interrupción de embarazo médicamente requerida. Ella murió porque el estándar necesario de atención en su caso se retrasó hasta que era demasiado tarde para salvarla. Valentina ya había estado en el hospital durante dos semanas, sufriendo una amenaza de aborto de gemelos. Pero los médicos se negaron a actuar incluso después de que el primer gemelo muriera, e incluso después de que previsiblemente se produjera una sepsis 12 horas antes de morir. Un doctor objetó que “el corazón del niño todavía está latiendo”, aunque el embarazo estaba destinado al fracaso en cualquier caso.

La sepsis es una infección muy rápida y potencialmente mortal que debe ser prevenida, no manejada como si la vida de un feto fuera superior a la vida de una mujer. Si se produce una sepsis, los médicos tienen sólo minutos para actuar, no para esperar horas. Es inadmisible que los médicos permitieran que la salud de Valentina se deteriora hasta que su vida estuviera en “peligro inminente”. Ella también pasó muchas horas agonizando mientras que la sepsis destruía sus órganos – pero sin calmantes o atención médica porque los médicos explicaban  su dolor como “cólico renal” o “los dolores del parto”.

El hecho de que Valentina muriera es una prueba innegable de que el aborto se practicó demasiado tarde. También muestra que la disposición que permite el aborto cuando la vida de una mujer está en peligro no funciona, porque los médicos no pueden estar absolutamente seguros sobre el peligro de muerte hasta que el paciente muere. “Los objetores de conciencia” desobedecen la ley al jugar con las vidas de las mujeres, como también lo hicieron con Savita. Fue la “conciencia” de los médicos fue la que mató a Valentina.

Christian Fiala MD, PhD, Clínica Ginecológica, Viena, Austria
Joyce Arthur, Directora Ejecutiva, Coalición de Derechos del Aborto de Canadá, Vancouver BC