Paula (2012) – España

“El derecho de los doctores a objetar casi me costó la vida”
El Pais, 9 de noviembre de 2016, Cristina Huete

El servicio de salud pública gallego en España recibió la orden de indemnizar a una mujer con 270.000 euros por su sufrimiento y heridas permanentes después de que un hospital se negara a practicar un aborto por “objeción de conciencia”, aunque el feto era incompatible con la vida.

Paula “se enteró de que el feto que llevaba tenía una anomalía letal en el séptimo mes de embarazo, debido a errores durante el diagnóstico prenatal. No pudo encontrar a nadie que terminara con su embarazo, ni en su propia ciudad de Galicia ni en ningún otro hospital público cercano. Finalmente, el Servicio de Salud Pública de Galicia, SERGAS, declaró que “para respetar el derecho de objeción de los profesionales por motivos morales”, las autoridades pagarían por la terminación de su embarazo en una clínica privada de Madrid en su semana 32ª de embarazo.

Tuvo que hacer un viaje de 570 kilómetros a Madrid en coche con su pareja. Ella había estado teniendo dolores vaginales durante algunos días, pero el hospital le dijo que eran sólo gases. De hecho, el dolor se debió a una irregularidad en el útero, afectada por el embarazo. Cuando llegó a la clínica de Madrid, sangraba mucho y tuvo que ser trasladada a un hospital para una cesárea de emergencia para extraer el feto, que murió poco después. Su útero tuvo que ser extirpado para detener la hemorragia, por lo que ahora es incapaz de tener más hijos.

Lea el artículo completo: elpais.com
Lea también: www.safeabortionwomensright.org